miércoles, 27 de enero de 2010

No dejaba la luna



No dejaba la luna
de recorrer el cielo.
Amaneció otra vez y todavía
yo era tu territorio conquistado.
Dejé mi luz en ti
y oscurecí en silencio.



Miguel Ángel Yusta




6 comentarios:

Maria Varu dijo...

... en silencio, seguía la luna recorriendo ese territorio infinito...

besos

josefina dijo...

Cortito pero intenso.
Un abrazo

ybris dijo...

Justo como todo un día durante una luminosa noche.
Tras ella oscurecemos.

Un abrazo.

marisa dijo...

Maravilloso poema.Gracias a Miguel Ángel por tanta belleza.

irene dijo...

Cada vez que lo leo me parece diferente y más bello,
...dejé mi luz en ti
y oscurecí en silencio...
Un besazo, Miguel Ángel.

Doberka dijo...

Bendita luz que nos ilumina, M. Ángel, querer... y poder entregarla es el mejor regalo.

Besos