domingo, 25 de junio de 2017

Semana dedicada a Marcelo Díaz







LADRONES DE HORIZONTES





Recuerdo algunos días,

no puedo definirlos con mucha exactitud

mas los recuerdo ahora

mientras estoy sentado

junto al eco de los trenes que pasan

y el valor se estremece como una rama trémula en otoño.



Llegábamos despacio, improvisando a veces,

mirando a todas partes,

creyendo ser anónimos

surcando los caminos y pendientes

de lugares esquivos

fugitivos del viento y las colinas,

ocultos a la vista del aire delator que nos guiaba.



Mirábamos a ciegas

sin conocer el ritmo de las horas ni sus ocupaciones

y ascendíamos siempre,

-con determinación más con cautela por

árboles previstos

aunque nunca los mismos

para evitar mostrar nuestras costumbres.



Desde arriba

como una panorámica de nuevos territorios

se mostraba de pronto entre las hojas

y probábamos frutos con miedo y con fruición

bajo el frecuente sol del mediodía

o ante la luna llena de ocasiones.



No había más opciones

-aunque ni lo supiéramos-

Era nuestra misión estar allí,

evitar ser oídos y no ser capturados

por extraños guardianes del hastío,

tomar las recompensas

sorteando el peligro apresurado,

quedarnos en la altura robando el horizonte,

saber que no hay dilemas

cuando el destino empuja hacia adelante,

desafiar, al fin, la incertidumbre

de ser feliz sin plazos un instante,

cumplido el objetivo

de frecuentar la dicha de vivir.



Julian Borao



sábado, 24 de junio de 2017

MAULLIDOS FANTASMAS



A Katy Parra


Hoy he oído a los gatos deshacer sus maullidos

en los restos del agua que la noche ha dejado

en las aceras.

Chapoteos desnudos, devaneos lejanos,

sus siluetas oscuras semejaban fantasmas

divagando en las horas de las sombras.

Elegantes mendigos de la luna

que cantaban a solas en la ciudad dormida,

solitarios bandidos del silencio

que robaron los sueños a las calles y plazas

de manera fugaz.



Y he quedado despierto en su concierto

convocando lo eterno del instante,

dibujando piruetas

en el aire nocturno

que me impulsaba al suelo,

apretando los puños para caer de pie

y amanecer sin tiempo

en los rincones húmedos del tiempo.

Y he vuelto a reencarnarme.



Hoy he visto a los gatos escapar de la luz

bajo la lluvia

y he saltado con ellos

y me he vuelto felino

de una vida casual y clandestina.



Julian Borao



viernes, 23 de junio de 2017

23 F






Una noche de invierno,

abrigado en la llama del sexo adolescente

rompí mi castidad entre sus piernas.

Señalamos la fecha

que durante unos años

fue el cómplice secreto

de nuestro calendario personal,

sólo en la intimidad,

un número, sin más, del mes más corto.



Luego llegó Tejero, no sé si lo hizo adrede,

tengo serias sospechas

de que tomó el Congreso para joderme el día

y la celebración.



Julian Borao



jueves, 22 de junio de 2017

OLVIDOS




Siempre te olvidas algo, los pendientes

donde te los quitaste, un collar

que ni recordarás haber traído,

un anillo, tal vez, o dos anillos

huyendo de tus dedos fugitivos;

a menudo te olvidas el tabaco,

por la premeditada obstinación

de no querer fumar cuando estás sola,

y el mechero también sobre la mesa;

siempre te olvidas algo cuando marchas,

un cinturón que, por decorativo, no te falta,

el paraguas también, por si la lluvia,

o las bragas al fondo de las sábanas.

Te olvidas ciertas cosas que no siempre

te son imprescindibles y un rastro de tu paso

se queda entre mis cosas

como por un azar diseminadas, quizás

como pretexto para poder volver;

mas yo, que no te olvido,

hago de esos olvidos permanencia

y encuentro en los objetos que te dejas

el regalo casual de tu sonrisa.



Julian Borao



miércoles, 21 de junio de 2017

DISCULPEN LAS MOLESTIAS





Disculpen las molestias, de verdad,

disculpen las molestias, no es que

nos interese su opinión demasiado

pero sí nos importa mantener cortesías

que el sistema nos pide respetar

y por eso, disculpen las molestias

si cercamos la calle, si la agujereamos,

si, tal vez, obligamos a caminar distinto,

si hacemos mucho ruido, si no

les permitimos que piensen otras cosas,

si apagamos las luces, si cambiamos horarios,

incluso si se quedan sin servicios

disculpen las molestias, sí, discúlpennos.



Y si no nos disculpan, en realidad da igual,

nosotros a lo nuestro, nos importa una mierda

si estamos molestando, pero eso sí:

disculpen las molestias que les ocasionamos.



Julian Borao



martes, 20 de junio de 2017

LA VIRTUD DE LA NIEVE





Y ahora también la tarde

se vuelve nitidez, blancura inesperada

de la nieve, de ese constante vuelo

del invierno

que flota

en la virginidad del copo y de su ritmo.

Y recorre el paisaje,

como enjambre de insectos

delicados o efímeros tal vez,

sin alas ya ni sueños por venir,

pues todo se termina

en la aquietada faz horizontal del suelo

que ahora piso

como si por primera vez lo hubiera hollado.



Veo así tanta calma

que me tiemblan los ojos,

acaso ensimismados,

mirando

la aparente pureza del paisaje,

y la esperanza parte sin nostalgias

tras el pulso hechizado

de algún profundo hueco

que oculte su dolor en el olvido.



¡Qué amable coincidencia!

¡Qué grata la sorpresa en la jornada

mágica de albura

después de tantos días

de vencimiento apático y sombrío!



No duelen ya sus golpes

pues hoy la vida apresta sus deseos

con tanta gratitud

que quizás los presienta,

aunque tan sólo sea

con tímida prudencia.

Y se funde en las hojas, y en las hierbas

que duermen por espantar

el gélido suspiro de las nubes,

diosas grises del agua,

fecundadoras cíclicas del mundo

que comparto nuevamente

en el risueño afán,

enmudecido y blanco,

de esta tarde feliz que me despierta

mientras me alzo crecido en su esplendor.




Julian Borao





lunes, 19 de junio de 2017

LUGAR



Estoy aquí, recuerda

que la vida es el vértice

donde una vez tú y yo nos encontramos

Luis Oroz




Un resplandor apenas,

un pasaje de luz que se hace tímido

al contacto de la altura,

una especie de vértigo

subiendo desde el fondo de la tierra materna,

un tacto que resbala,

la implicación del viento y sus memorias

-vaguedad de las horas sobre los bosques

todos desangrados-

una emoción que espera.



Camino de la noche

son livianos los pasos que deciden,

es pálido el silencio

y nada cuenta;

camino de la noche

sólo signos vacíos me preceden

y su insistencia es ruina

y fuego estéril.



Y no puedo olvidar

que fue en este lugar

donde empezó la vida a comprenderme.



Julian Borao




domingo, 18 de junio de 2017

Semana dedicada a Julian Borao


















Lo que tu silencio me habla.




Shuuu... silencio, guarda silencio,
pero...me estás mirando,
y es palabra,
una mirada tuya.
Shuuu... silencio, cierra los ojos,
pero, me rozas,
y son más que palabras,
esas, las manos tuyas,
sobre mi piel o mi ropa.
Silencio, guarda silencio,
y tú, te duermes... shuuu...
Cubren tus párpados,
tus niñas morenas
de negro aceituna.
Lánguidas tus manos,
a tu costado reposan.
Pero...Shuuu...
no te silencia el grávido peso,
de tu cuerpo quedo
bajo la luna.
Ni aún con mis labios,
posados en tu boca.
Al son del mar,
tu latido calmo,
me dice tantas cosas...
Que se silencie el mundo, mi cielo,
pedí tu silencio,
para escuchar su voz,
esa, que me habla en tu misterio,
que solo a mí se confiesa,
que solo mío, de Amor me cuenta.




Juliet Offenbach




sábado, 17 de junio de 2017

La elasticidad del cuello (por Siria)





Y solo me llega un eco,
sin voz, ni palabra.
Y solo me salpica la gota,
de la lágrima que resbala,
por los dedos que intentan,
entre sus manos portarla.
Y solo me llega la imagen
del bebé dormido, empujado,
hacia lo más hondo del sueño.
La del niño sin mirada,
con la mirada sin niño.
Y solo me llega el dolor,
y solas las rabias,
las impotencias
la desesperanza.
Llantos sin tiempo
lágrimas cortadas,
paredes que se hacen ventanas.
Techos de cielo negro
el suelo en llamas.
Sangre a grito de ¡¡Exterminio!!
con su nombre, el tuyo, el mío...
cada bomba va firmada.
Y solo me llega el cuadro,
ausente la pincelada,
y de rojo voy pintada.
Ser humano soy... La Tacha.
Vergüenza, asco, repugnancia.



Juliet Offenbach




viernes, 16 de junio de 2017

Desde, hasta, siempre



Estoy y secundo tus caricias...
y, a veces, me anticipo.
Te rodeo, tenazas mis muslos,
trenzando nuestro deseo.
Se retan las pupilas,
las niñas compitiendo,
entre artificiales fuegos.
Trémula la voz,
me tiemblas...
Cerrados los ojos,
ya no soy dueña,off
si no esclava de tus actos.
Más también, ama y señora.
Tu... mi duelo.
Desde tu carne,
tu corazón en mi mano.
Estas, y tus cadenas a mí,
sin llave ni cizalla.
Y aun cuan, tanto me tiemblas...
por la verdad de la palabra
que va destilando tu piel,
soy capaz de sostener, firme,
la voz ahogada.
Y entre el beso que permanece,
responderte a nuestro Amor Amar,
desde la hora en que despierta el cielo,
hasta el momento en que bosteza.
Donde los ángeles, van soplando velas,
para después prender el sol,
desde su primer guiño,
hasta los ojos bien dormidos...
nuestro Amor,
en reanudado concúbito.



Juliet Offenbach




jueves, 15 de junio de 2017

Aprendizaje



Fui amante de Frida Kahlo,
con sus colores pinté sobre su cuerpo,
todos los puñales, espadas y sables,
que ella forjó en acero,
los clavé en el mío.
Aprendí a salir victorioso.
Fui amante de Pizarnik,
hincaba besos en su alma,
para desterrar toda oscuridad.
Mojaba gasas en alcohol de rosas,
para bañar su piel, curar heridas,
pero ella, ya había partido.
Se fue tras la respuesta,
que nunca preguntó.
Y yo interrogo, espero paciente.
Se que las respuestas,
tardan en llegar.
Aprendí, a no rendirme jamás.
Yo las amé, y ellas ya no eran,
pero sé que también me amaron.
Me entregaron su vida, pero yo me quedé,
con lo que no pudo arrebatarles la muerte.




Juliet Offenbach





miércoles, 14 de junio de 2017

Escondidas.





...Y un día...
escondió su cara bajo la mesa,
metió su cuerpo en un cajón.
Tras el aparador...
sus cabellos, calcetines y un botón.
La cabeza hundió en el corazón,
y en un dos sin tres, desapareció.

El ropero, sin pantalón,
los cajones sin ropa interior,
sobre la silla, un pañuelo sin adiós.
Pasaron las horas sin despertador,
dormían las sabanas sobre el colchón.
Bajo la almohada, no esperó el camisón.
Ella Abrió la boca,
se comió, masticó, tragó.
Olvidó sus orejas sobre el radiador,
escuchó el grito de su gladiador,
un porqué hecho pregunta,
una zorra, entre signos de admiración.
No hubo llanto, ni tampoco canción.
Austera la habitación,
las ventanas abiertas y un ventilador,
las orejas salieron volando,
tejados y campanarios, sin navegador.
Los oídos...
punzadas, gritos, dolor.

No se provocó el vomito,
jamás se devolvió.
El cobarde... busca.
Ahora ella, insólito caracol.
Entre sombras sale al mundo,
y se esconde con el sol.
La vida a cuenta gotas,
y una eterna indigestión.




Juliet Offenbach




martes, 13 de junio de 2017

... En mis manos.



Donde pongo el ojo...
pongo la carga,
donde la carga, el peso.
Donde el peso, cae el párpado.
Y la vida, en una vuelta rápida,
se pasea y para.
Se detiene hincando los codos,
con toda su fuerza,
donde más calor halla,
otras, donde hace frío, apuñala.
La vida corta...como navaja.
La vida larga...
como el primer tren, que nunca tomo.
A veces se va, otras... escapa.
Cuando abro los ojos... la mirada,
entre la taquilla expendedora,
la puerta de la estación,
o el vacío de la nada.
Mi billete en blanco,
el destino abierto,
decisión, al portador.
Todo... por alguna razón,
en letra pequeña. Consolador...
Nunca se hará tarde
aún sin llegar a tiempo,
si voy, me detengo, o regreso,
dice la esperanza en sueño.





Juliet Offenbach





lunes, 12 de junio de 2017

Reminiscencia.





Una gran estepa ante la inocencia,
que mira y ansía,
los años para recorrerla.
Pintarla de arcoiris,
árboles de caramelo,
flores de chocolate.
Aquí un lago de peces,
aquí un parque,
allí la madre, que protege.
Suelos de nubes...
Más la inocencia se cubre,
en las rodillas, desconchones,
se destiñen colores
toscos matices,
manchas en la nieve.
Se encoge la estepa,
muros, portones y puertas.
Ya tan llena ...
de sueños que ya no sirven.
En el parque un banco,
risas jocosas,
gritos y voces
reglados los juegos,
hieles, rabias
sinsabores.
Se desdibuja la madre,
los peces del lago sereno,
pez martillo, pez espada, tiburón,
leones, ratones y perros.
Fluctúan las aguas,
las olas, pueden arrancar sueños.
Hay que aprender a nadar,
azotar a braza, apretar puños,
permanecer... ilesos.
Toscos los árboles,
las raíces sobre el suelo,
pasos en precaución
no evitan caídas,
suelos de granito,
el desconchón herida.
Preguntas en los pétalos,
pero quien espera la flor...
Hay que seguir corriendo,
asfaltos de grava y piedra.

Dónde quedó la inocencia?

Nuevas preguntas,
respuestas en ansiosa espera.
La estepa una carretera
luces de neón el color,
bombillas fundidas, linternas.
Acertijo el paso,
lo resuelve el camino, o no.
Lo que sobrevive...
un niño escondido,
tras un monstruo llamado conciencia.

Donde se oculta el niño. 



Juliet Offenbach










domingo, 11 de junio de 2017

Semana dedicada a Juliet Offenbach




* VARICELA *





Algunos aseguran

que contraer la varicela siendo adulto

es más difícil de superar. Más fiebre, sudor

más picor, enfermo durante más tiempo...

Si el amor existe, podríamos considerarlo una enfermedad que sin duda

es mejor contraer de niño o adolescente. De adulto

superar un desengaño de amor puro

puede significar más dolor, más tiempo

puede incluso que en verdad, nunca puedas deshacerte de su infección

y tengas que sobrevivir el resto de tus días

como portador de la putada más sanguinaria.



José Malvís




sábado, 10 de junio de 2017

* HOSPITAL EN CANIS MAIOR *





Para desayunar, pastillas de colores.

Cita con un médico a las diez y con otro a las doce.

A la hora del café me dan los resultados de la “mácula”,

no tengo ni idea de lo que es pero me está dejando ciego.

Quizá dentro de un año esté tuerto o sea invidente,

sin embargo, no moriré porque no se puede morir dos veces.

Soy un cadáver bebiendo en vasitos de plástico

y ceno yogurt, fruta, jeringuillazos, escapándome de cuando en cuando

a la escalera del hospital para poder fumar tabaco.



Cuando consigo dormir

sueño con la estrella más brillante del cielo nocturno

avistada por última vez un mes de abril

antes de enfermar

antes de llegar a dónde la gente viene a morir

antes de que Ella me diera la espalda aquella mañana de piruleta gris.



Lo mejor de todo es que el psiquiatra con su tecnicismo médico

sentencia que estoy loco

que he renunciado abrir los ojos a este mundo

mientras neurótico-compulsivo

describo una y otra vez cómo mis pies desnudos hollan Sirius,

cómo mis labios tiemblan estremecidos cada día de 29 horas

por culpa de una gravedad 10 veces superior a la del planeta tierra.



En esta dimensión he quedado atrapado con mi camisa de fuerza

con sus egoístas correas neuronales

almacenando recuerdos

e imaginando universos paralelos.



¿Loco?

Locos están ellos

no entienden nada de todo.




José Malvís,




viernes, 9 de junio de 2017

* A CUATRO PATAS *





Por si se cruzó

por tu cabeza,

aún recuerdo

cómo darte un dulce azote

mientras tus ojos

se enganchan a los míos

estando a cuatro patas

tirados y descoyuntados

muy desordenados sobre las sábanas.



José Malvís




jueves, 8 de junio de 2017

* ACERTIJO *




Cada poema

es como un acertijo,

para descifrarlo hay

que sentir, acariciar, besar…



Luego,

puedes follártelo o... no.



José Malvís




miércoles, 7 de junio de 2017

* OLVIDADERO´S FACTORY *




Llueven caramelos y no los veis

hablemos-bailemos

peonzas de plástico pueden servir.



Somos raras sombrillas de playa,

extraña aleación de petróleo y metal

pero no lo veis y hay que mirar con menos aumentos

focalizar con alquitrán y gafas de visión nocturna

comprender que una cartilla del banco

no siempre nos da de comer.



En algún polígono industrial aguarda una tormenta

con cables retorcidos y cinta aislante

máquinas de sangre y oxígeno

altar y olvidadero

de nubes con diamante

fabricando caramelos.



José Malvís




martes, 6 de junio de 2017

DUDAS





Las dudas me hacen débil

el soneto también

la venganza, el odio, el pensamiento...

Tan pretérito perfecto

tan y tan pasado, minúsculo, pequeño.



Débil no significa ausencia de fuerza

significa que no todo está vendido

cuando casi todo está comprado.



José Malvís




lunes, 5 de junio de 2017

Dos aforismos





“El lenguaje de una nube es universal bajo la cabeza de todos los cielos”.





“IGUAL que no se tiene más razón por hablar más alto,

sabe que ELLA no le querrá más de lo que le quiere, por RECORDARLA”.




José Malvís




domingo, 4 de junio de 2017

Semana dedicada a José Malvís


















VEN Y COGE




Yo quiero escribir como Gastón Baquero

y dármelas de inocente. Saludar a las montañas

como si fueran compañeros de lucha y una vez que estemos

instalados en el poder traer a los violinistas

para que a alguien se decida a dar por cierto

lo que otros entienden por verdad.



Dejar de lado las rimas interiores, hacer

cuantos sacrificios sean necesarios

para dar por terminadas esas

murallas que nos permitan hablar

de los escombros. Yo quiero

tener un as bajo la manga,

escuchar los gritos destemplados de mi hija

cuando está ensayando con el chelo

y los conciertos de Brandemburgo

sean ese nombre escrito sobre la arena

que las olas se niegan a borrar. Quiero

verla sonreír cuando inclinándose

después de la última nota salude al público

que no quiere dejar de saludarla.

Todavía se escuchan algunas

notas que no han abandonado este teatro.


Cómo se dice en este idioma

que los parrones están

preñados de uva, cómo se dice cauceo

con tomate y cebolla picada finitica:

la abuela Ana tenía un restorán

pero no era mi abuela

y mucho no conozco de esa historia.


Cómo se dice en este idioma

palomas de carbono catorce, amigos

como juncos en el agua, cómo se dice

las montañas nos rodean a propósito

para que el aire que respiramos

sea el mismo que dejamos de respirar.




Cristián Gómez



sábado, 3 de junio de 2017

QUE INEVITABLE EMPIEZA






Yo resistí la tormenta, Yo derroté mi exilio.

E.P



Arrojarse al mar para que el agua se purifique

sólo lo puede hacer un adolescente vestido

con un uniforme de colegio y en la cara



el espanto de haberlo visto todo

con los ojos abiertos y cerrados,

pero insiste, pero insiste porque



es capaz de soplar más fuerte que el viento

para apagar las velas de una torta que

no celebra ningún cumpleaños,



un pastel maldito, una verdadera delicia

para los amantes de las calorías

y las grasas saturadas, una



receta con la que nuestras madres se aseguran

de que vamos a chuparnos nuestros

dedos delante de nuestros



invitados: enamórense, por favor,

enamórense en nuestro nombre, hagan

realidad eso de que la belleza



será no me acuerdo cuál era el adjetivo

o no será: yo fallé pero lo reconozco

yo también tuve mis tardes en esa plaza



tirados sobre el pasto engendrando

una cuenta de hospital de la que

haríamos por supuesto a otros



responsables, sacudiendo los chalecos,

limpiándonos el pelo de esas huellas

del tiempo perdido, de los dientes



de león heredados incluso

en nuestras ropas interiores,

libérense de ese lastre que significa



graduarse de cualquier cosa

y por lo que más quieran en este mundo

traidor como ninguno de los otros mundos que



conozco: olvídense, olvídense y olvídense.

No importa que la ropa sea prestada

siempre y cuando uno sepa ponérsela,



más importante que llegar sin invitación

es identificar rápidamente al dueño de la casa

averiguar si es hincha o no de algún equipo



y en el caso de haber entrado al velorio equivocado

saludar a la viuda dependiendo de la edad y de cuantos

hijos tenga. El resto se aprende con los años,



las calles de la ciudad se convierten en un mapa

después de mucho haberlas recorrido

cargando con las bolsas del supermercado



y esos libros que no vas a leer ni tampoco necesitas,

para dormir hay que dejar que las ovejas entren

al corral como las palabras que vamos



aprendiendo para derrotar al exilio es imprescindible

una adolescencia que alimente los recuerdos

porque resistir la tormenta es una cosa



otra muy distinta meterse al mar

sabiendo que las olas son un muro

que no necesita obreros ni ladrillos



para formar una casa si estamos dentro

para ser un puente si quisiéramos cruzarlo

ya estaba allí antes de que nadie lo construyera

y seguirá cuando terminemos de derrumbarlo.




Cristián Gómez




viernes, 2 de junio de 2017

EL JEFE DE OBRA O LOS MISTERIOS DEL HORIZONTE (demasiados anhelos de escribir en el pasado)





Recuerdo, por ejemplo,

aquellas muchachas que alguna vez perseguimos

hasta sus casas, yo lo recuerdo, hoy son esas señoras

cargando con las bolsas del supermercado.



Nosotros somos un caballero en bicicleta con una

cortadora de pasto, nosotros que las perseguíamos

hasta sus casas, muertos de un ataque al corazón

por las deudas impagas del misterio



Yo lo recuerdo si miro al horizonte.



¿Era entonces en serio?



Las muchachas que perseguimos hasta sus casas

hoy tejen chalecos en una casa de reposo

cobran el montepío en un número de cuenta que no es

el nuestro

ni bañan sus espaldas con el aceite efímero de mis manos

para un sol que impertérrito nunca reparó en sus edades.



Pero si vuelvo a mirar al horizonte las veo otra vez

enemigas de lo absoluto, eternas humoristas

cuando el sol parecía brillar para siempre

en la falda más hermosa y la más vieja

de aquellas muchachas de antaño

casadas con un buen partido del ayer

antes de que el futuro sólo fuera esto.



Yo lo recuerdo, señor capataz.

Hoy soy esas señoras.

Cargando con las bolsas del supermercado.

Cada vez que miro al horizonte.



Cristián Gómez










jueves, 1 de junio de 2017

NO SE EQUIVOCABAN LOS MAESTROS (museo de bellas artes, versión libre)




Alguien cree estar escribiendo en el fin del mundo,

pero no puede negar que el camión de los helados

está pasando nuevamente por el parque donde

los niños se arremolinan a su alrededor y la



descripción del paisaje no ha cambiado

porque el ojo del que mira no ha cambiado:

confía impertérrito en que el mundo es una

catástrofe tranquila, una reunión de nubes



diríase que de paso por el cielo

sería el único argumento convincente

para encerrarnos a conversar en un café

:de cualquier cosa, menos de las nubes.



Nadie tiene ganas de salvarse de nada

pero sí de tomarse un par de chelas, de

las últimas profecías sobre algún remoto

apocalipsis las palabras tienen poco que



decir: las danzas de la muerte, un anillo

en el dedo de los que no alcanzan a apretarse

el cinturón, aunque nada tengo en ello que

ver la improbable falta de presupuesto:



y es cierto que no sabemos distinguir

como le gusta enrostrarnos a los catedráticos

de las plazas más preciadas entre el cierzo

y el mistral, ok: touché. Así decía mi hermano



cuando hacíamos esgrima con palos de escoba

y terminaba sacándome cresta y media cuando

a los dos se nos pasaba la mano con el ardor de

los guerreros: él moriría poco después, tendido



en una cancha de fútbol, mordiendo no sé

si con desesperación el pasto, de seguro

ya inconsciente, producto de una falla en

el ventrículo derecho del conjunto arterial.



El camión de los helados pasa haciendo sonar

la sirena, los niños están a punto de alcanzarlo y

el conductor sólo piensa en lo fácil que será entregarle

las planillas al supervisor del turno de las mañanas.




Cristián Gómez




miércoles, 31 de mayo de 2017

EDUCACIÓN CRISTIANA Y MILITAR (bosque)




La poética de convertirlo todo en una dedicatoria

y encontrar las razones más nobles para justificar

un nombre en sus últimas páginas. O encontrar



la nobleza en el mismo nombre, deletrearlo

como un hechizo y encontrar su razón en que

simplemente exista. Como si fuera un broche



de oro, leerlo allí donde le dé pleno sentido

a un conjunto de otra forma informe. La

necesaria unión de las palabras y las cosas



como en una especie de lenguaje originario

antes mucho antes de la caída. Por eso,

Dami, tu inclusión en el final es el



principio, eco sin más de versos más

nobles –lo reconozco– como si se tratara

de una metáfora digna de otros poemas



pero no de mejores causas. El que hayas

leído con esa confianza ciega que uno

le tiene a los realistas del siglo antepasado



y le hayas doblado la mano a esos camioneros

de cuello y corbata que no podían comprender

tu acento porque no querían comprender tu



acento y el que duermas semidesnuda

para recordar el calor del que provienes

y anotar en la lista del haber las visitas



a tus parientes en la veintisiete calle

donde se hace salud con un humor

además de negro, involuntario



en nombre de aquellos que están

ausentes de la mesa pero cuya foto

sin embargo la preside: por haber



visto cabalgar sobre sus tanques

a aquellos que hoy en día

cabalgan sobre silla de ruedas.



Nos emperifollamos con orgullo

de overol en lugar de anteponer

el disfraz al uniforme. Volantes



de quite y sacrificio, la suma

de los árboles no alcanza para

que le digan: bosque. En el



patio del colegio de los curas

(la única razón por la cual no

podemos dedicarles este libro)



ninguno de ellos tenía un nombre

como el tuyo: bíblico, cubano, y real.

Deja que sean las abejas las que traigan



la miel hasta tu boca. El hombre que cubre

sus manos y su cara no es capaz de confiar

en ellas y escribe sobre la pantalla de su computador

con tinta y pluma de ganso.




Cristián Gómez




martes, 30 de mayo de 2017

ALFABETO PARA NADIE





La insoportable avaricia estival de los insectos

ha contagiado a mi mujer. Suele pasearse por la pieza

exhibiendo con desdén un portaligas, relamiéndose



en la erección de sus pezones. Apenas si puedo estudiar.

Las niñas juegan arriba, en el comedor, donde la abuela

las reprende porque no la dejan escuchar su teleserie.



Los pájaros siguen con su habitual estruendo dentro de

la jaula y el calor le sirve de excusa a Damaris para quitarse

además las medias como última prenda. Cierro un libro



que habla sobre la peste negra que asolara Europa durante

el medioevo, en el cual se detallan algunos de los tratamientos

a que eran sometidos los pacientes, en cuanto se les detectaba la



enfermedad: aislamiento, amputaciones, sangramientos que

solían llevarlos a la muerte de manera mucho más rápida e

involuntaria. Aquellos que lograban sobrevivir durante más



de una semana, solían ser abandonados a su propia suerte en

medio del campo, con la absoluta prohibición de acercarse a las

ciudades. Se les veía vagar como encarnaciones de la muerte,



pidiendo cualquier cosa para comer, los ojos salidos de sus córneas

producto de la fiebre y la desnutrición, acosados asimismo por el

verano, insaciable como la avaricia de los insectos

que pululan entre las llagas de sus heridas.



Cristián Gómez




lunes, 29 de mayo de 2017

ÚNICA FE (My only faith's in the broken bones and bruises I display)



Lo único que le pediría a los encargados de los departamentos de

español es que de una vez por todas comenzaran a enseñarnos

español. No creo en la inmersión, no creo lo del communicative



approach, perdónenme: pero tampoco le creo a ninguno de

ustedes (cada vez que dicen la tema de hoy en una clase

de estudiantes de post-grado, cada vez que me preguntan



¿cómo está tu marida? y ganan esos mismos ochenta

mil dólares con que podría financiar las visitas al

médico de mi hija. No tengo nada en contra de



ustedes, pero de una vez por todas déjense de confundir

literatura con buenas intenciones, no hay nada más

insoportable que la mentira consuetudinaria de



elevar la visión de los vencidos a la categoría de un

clásico que les asegurará un par de becas y muchas

pasantías en esos lugares de los que tanto han



aprendido, salvo su lengua: han visitado tantas veces

el mismo Santiago que me vio morir, pero literalmente

no se han bañado nunca en el mismo río que nosotros:



al menos dejen de cobrarnos los impuestos que antes

nos cobraron con la figura ominosa de una tradición

a la que tampoco pertenecimos ni me interesa: esos



listados infinitos son la guía telefónica de la exclusión,

la evidencia de que no les interesa ni en lo más mínimo

la poesía dolorosa de los adolescentes si no viene con el



respaldo de la familia, esas casas patronales de las que

el patrón todavía no ha salido, acuérdense por un momento

antes de subirse en el avión que los llevará a la próxima



conferencia de esa hambre por saber cuáles eran las

verdaderas influencias de neruda, cuál (de todos los

vanguardistas parisinos había sido verdaderamente



amigo de huidobro. Por eso olvídense de las justificaciones

que llevan al pie del cañón y/o debajo de la manga para

sacar de las listas de lectura obligatoria a virgilio



piñera pero incluir por obligación a borges, no vuelvan

a preguntarnos con desdén de dónde salió bolaño ni

qué ha escrito el junot díaz ese porque de borges



(ni más ni menos) es de donde provienen bolaño y

tantísimos otros, no vuelvan a dejarse llevar por

esas ridículas cartas de recomendación que han sido

escritas en la misma serie de producción que el ford T

y las zapatillas de michael jordan, no sigan menospreciando



las publicaciones hechas en revistas marginales de

latinoamérica ni la tristeza de ese peer reviewed system

que sólo puede convencerlos a ustedes, los estudios



culturales están tan caídos en desgracia como la agenda

que los justifica, la paz seguirá dominada por santa cruz

mientras los mismos bolivianos no decidan lo contrario



aun cuando vuestras clases sobre alcides arguedas sean

profundamente intrascendentes, al igual que los amantes

de sendero refocilándose en la lectura de arguedas, que no



tenía mucho que ver ni con sendero ni con ustedes, borges

era asquerosamente clasista pero no por eso deberíamos

dejar de leerlo, sino aprender por sobre todo a releerlo



hasta el cansancio y recordarlos a ustedes con cariño

pensando en la manera en que han envejecido tanto

ustedes como su hippismo trasnochado, su acomodo



resiliente desde esa academia con la cual no pudieron

cambiar ni el mundo ni la academia, pero tal vez nosotros

puesta la fe en nuestros huesos quebrados, en nuestros moretones



tengamos que cruzar el río cuando las cartas nuevamente

estén echadas y el final ya se conozca y aunque todos nos

digan que ya no queda nada por hacer juntemos las manos

para rezar: pidiendo gallardía en el combate.




Cristián Gómez




domingo, 28 de mayo de 2017

Semana dedicada a Cristián Gómez

















Ahora ya lo sé





Arrancadme la rosa del pelo

quitadme la luz del recuerdo

apagadla que ya sé

que no es astro

arrancadla que ya sé

que marchita

apagadla que quiero aprender a ver

la verdad sin artificio



Sandra Lario




sábado, 27 de mayo de 2017

Aprehender la luz





la jaula se ha vuelto pájaro

qué haré con el miedo

Alejandra Pizarnik



Doy un paso

cruzo la puerta del cuarto sin ventanas

necesito aprehender la luz también aquí

he de mirar a los ojos

a los fantasmas sin rostro



Depender es el error que disfrazamos

para tratar de ser libres



Doy un paso

he de observar los muros

hasta que dejen de ser



La única celda es la imagen fabricada

somos expandibles

ilimitables

la jaula se ha de volver pájaro



Sandra Lario



viernes, 26 de mayo de 2017

Inmanencia







La luz es

al fin y al cabo

una invención

moldeamos clavos

a los que aferrar nuestro vaivén

justificamos el caos

como si el orden fuera natural

o transitable

caminar en la noche

eso es justo lo que hacemos

caminar sin descanso

olvidando que la puesta

y la salida del Sol

ya son hechos inmanentes

a la Tierra y su habitante



Sandra Lario




jueves, 25 de mayo de 2017

Contraluz





[…] porque el frío
sólo es la ausencia
de calor

Ángel Andués




Se recorta en la ventana

la silueta de los árboles desnudos

de los cuerpos en espera

de las sombras de nadie

ha despertado el viento

sobre los tejados

emulando el camino de los pájaros

ha horadado el invierno

agujeros de niebla

en la piel de los hombres



Hacemos del frío culpable

y es sólo circunstancia



Aprenderemos a lidiar con la penumbra

hasta hacer de nuestros ojos

animales nocturnos



aprenderemos que el fulgor

no es circundante

sino circunscrito



Sandra Lario




miércoles, 24 de mayo de 2017

Pájaros brillantes



En la honda grieta

que socava el miedo

suelto pájaros brillantes

destellos fugaces en vuelo

atravesando la niebla

el espesor de la duda

el devenir de lo ajeno

la clarividencia en la penumbra

de ventanas opacas y puertas cerradas



En la abrupta grieta

que socava el miedo

pájaros brillantes

como antorchas en la noche

como fuegos de artificio de emergencia

lanzados al cielo de una isla desierta



Las manos se llenan de arena

que resbala como el tiempo

los párpados abiertos

como estoicas palmeras

firmes contra el viento



Y la isla es a mí

al mismo tiempo

inmanente y ajena



Sandra Lario



martes, 23 de mayo de 2017

Caminar por la cicatriz




Transcurre a veces el recuerdo

en rápidos fotogramas

como audaces e intrépidos lobos

cruzando la estepa del pensamiento



la vida que ahora fluye

bajo mis pies de barro

moldeados por cada mano

que ha hecho mella en mi piel

sedimenta los latidos inconclusos

en un vasto lodazal



La cicatriz es un fenómeno tan lento

como la extinción de una especie



Caminar no es solamente

dar un paso tras del otro



Sandra Lario




lunes, 22 de mayo de 2017

La flor permanece




Me mece y se apaga
estrellando sus posibilidades
cristalinas en anillos de pureza
y discordia resentida

J.C. González




Me abrazo a la sombra alargada

de la flor que un día

brotó en nuestras manos

observo su opaca presencia

con los ojos repletos

de barcos sin puerto

me aferro a los días de estío

mientras el temblor reactiva el miedo

ese engendro sin rostro

que va borrando el tuyo

hasta el desasosiego



Sandra Lario




domingo, 21 de mayo de 2017

Semana dedicada a Sandra Lario





















COMO UNA TERMITA DESNUTRIDA




Esa pinza que tanto se me va

se ha posado sobre tu tendedero

y entre esa ropa tan húmeda

como mi fantasía cuando suda contigo,

te ha dejado mi secreto pendiente:

quiero vivir a todo trapo

y acabar los días sin ninguno,

mordiéndote con la avidez

de una termita desnutrida

a las puertas de tu armario.




Amaia Barrena García




sábado, 20 de mayo de 2017

LUJURIA EN MINIATURA





Por ser la señorita de tu compañía

he prostituido mi fuerza de voluntad,

y he terminado pagando a escote

el precio de tus estudiadas invitaciones.

Me he provisto de tangas de hilo,

hasta me he calzado tacones de aguja,

dispuesta ser el parche

a medida de todos tus descosidos.



Como si mi soledad no necesitase de tiritas,

como si yo misma no fuera

un verso siempre en coma,

algo que llevarte a la boca y punto.

Una desesperación en carne viva

a la que hincarle el diente sin preocuparte

si después del último beso aún respira.



Como si no rogaran eutanasia mis suspiros

cuando entre arrebatos me los extirpas,

como si no me atragantara a diario

con una pasión que se me va por mal sitio.

Como si no llevase el corazón con un imperdible

por miedo a que lo arranques

de esta cazadora cansada de saberse siempre a tiro.



No puedo seguir bebiendo los vientos por ti.

Renuncio a tus copas de molino,

que este amor que creí gigante

era sólo lujuria en miniatura

que dejar atrás en algún lugar de la cama

de cuyo amante no quiero acordarme.



Amaia Barrena García




viernes, 19 de mayo de 2017

DONDE LLUEVEN OLAS





Me has visto con una falda como tu alfombra

y con otras más cortas que tus servilletas,

bebiéndome el bar y comiendo algas,

con el corazón de airbag saltando

cuando me chocas los cinco sentidos.



Te he visto ponerle pegamento al mar

allí donde rompen las olas,

pedirle un poco de sal como aliño

para mis rizos color vinagre balsámico,

pelearte por mí con un paraguas roto

sin saber que eras tú la lluvia.



Quizá, después de todo, sea hora

de reloj sin pilas reconocer

que aunque sea una chica

más de dragones que de príncipes ,

empieza a gustarme que me dejes los dedos

manchados de azul al volver a casa.




Amaia Barrena García




jueves, 18 de mayo de 2017

FUERA DEL TIESTO



Si alguien pregunta por ti sólo me sale decir gracias.

ESCANDAR ALGEET


Colón y Marco Polo eran sólo aficionados

en aquello de descubrir nuevos mundos

al lado de su facilidad para abrir puertas.

Alguien que se preocupa porque comas

es alguien que te quiere

y con él nunca paso hambre.

Me regaló el mar en una bienvenida

y el valor para surfear imposibles.

Descorchó mis volcanes

e hizo de su lava cafeína.

Tiró mis miedos al cubo de rubik

y me enseñó a dar la cara

en todos sus colores.

Me escribió varios felpudos,

me hizo sentir en casa.



Cómo no voy a quererle

si un día me dijo

“nos vemos en los bares”

y el futuro me dio barra libre.

Cómo no voy a quererle

si ha enseñado a los sueños

que dejé plantados

a hacer la fotosíntesis,

a vivir con los pies

fuera del tiesto.



Para Julián,

por todo eso que no es poesía.



Amaia Barrena García




miércoles, 17 de mayo de 2017

UN INCOMPRENDIDO ERIZO EN SUBASTA





Poeta en alquiler se anuncia por palabras.

Busca una inspiración inconformista

que nunca tenga suficiente literatura.

Cierto es que ha pasado por segundas manos,

o que tal vez le urja olvidar unas terceras,

pero está dispuesta a reinventar su cuerpo,

a aplaudir con los pies una buena película,

a hablar por los codos cualquier tarde,

a comer por los ojos hasta que engorden.

Puede también, hacer una boca agua

o ser una tormenta a secas,

puede ser ese peso

que no quieras quitarte de encima,

o encarnar esa ropa

que a lo mejor no lleva debajo.



Ofrece un tratamiento sugerente de acupuntura

con largas sesiones de vinos de aguja,

un pecho pequeño, apenas un estudio,

en el que vivir e investigar a altas horas

la forma de ordeñar sus dientes de leche

en las artesanales fábricas de un mordisco.

Reconoce que bebe tanto como besa,

que araña menos de lo que maúlla,

que a menudo se siente un incomprendido erizo

preguntándose por qué nadie le abraza.



Los interesados en desentrañar las imperfecciones

de esta escritora con el verso en subasta,

acérquense por favor a la biblioteca

de los libros que aún no ha escrito,

y sólo si poseen barba o imaginación

háganle una absurda propuesta aprovechando

que hoy es treinta y uno de febrero

y ella está esperando lo imposible.




Amaia Barrena García




martes, 16 de mayo de 2017

GEOMETRÍA DE UNA DAMA EN APUROS





Ahora que mi soledad es una bicicleta estática

con la que sé que podría llegar

tan lejos como me proponga,

se han terminado los viajes a la ferretería

en busca de clavos que nunca sacaron otros.



Ahora que comprendo mi geometría imperfecta

puedo ser yo misma al cuadrado, al cubo

y al margen de con quién me despierte.



Ahora que sé que la poesía es el alicate

que abre de piernas a la vida,

que sólo si de verdad te quieres

te permitirá verle las bragas,

no necesito nadie que me señale

lo guapa que estoy sin las mías.



Ahora que sé que no hay mayor peligro

que crecer esperando que te rescaten,

no me preocupa ser una dama

sumida en permanentes apuros.



Amaia Barrena García




lunes, 15 de mayo de 2017

FANTASÍA TEXTUAL EN VERSO





Se agarraron y cruzaron en rojo la noche.

Se besaron y quedaron daltónicos los semáforos.



Se dejaron la piel

siendo objetos perdidos

el uno en las manos del otro

y ni siquiera la echaron en falta

hasta que por desgracia se vistieron.



Se ladraron y mordieron.

Se desearon y concedieron.

Se lamieron las líneas rectas,

se miraron a los ojos en las curvas.

Se mojaron y calaron las intenciones.

Se enfrentaron hasta empatar

y mancharon con arañazos las sabanas

de un hotel al que no volverían.



¿Y qué si eran una mala idea?

Hay resacas que bien valen una copa.



Amaia Barrena García




domingo, 14 de mayo de 2017

Semana dedicada a Amaia Barrena García

















SABE LA NOCHE VI





Si tú supieras el perfume que destila este vacío, si comprendieras la materia de esta nada

que me envuelve, si tuvieras estas ganas rojas que yo tengo de mirar al mar

tan ampliamente, si precipitaras tus pasos, si recorrieras conmigo el Valle de la luna,

si transitaras a ciegas esta bruma que libera,



de ser tú, simiente de mis versos, pulsando sobre la sombra de los ecos que reverberan



ya no quedaría un mundo por hacer.



Olvidarías el dolor de las manos quemadas por la vergüenza de la cal. Las horas

de tu tiempo se asomarían eternas, consteladas, como esta noche que ha nacido

para registrar el pulso del viento.



La noche se ocupa de despertar memorias no nacidas, flotan en el limbo del inocente,

enseña a bailar contra el abismo, riega la espalda de lavanda, afloja el dolor, unge los pies,

envía un tumulto de flores que se precipitan donde yaces,



derrama versos sobre tu cabeza y te ama:

como mis ojos a tu mirada, mis piernas a tus pasos, como quererte y quemar el lecho.



¡Noche mía! Tú que sabes guardar secretos viejos, lavas la culpa que aprisiona,

perdonas los errores, olvidas las afrentas, acabas por comprender la muerte en vida

de los sueños, recuerdas que los pasos que se quiebran en el templo del azar

pueden volverse niebla y clarear en la mañana.



Nuestra noche ama a los cuerpos que transpiran, escucha gruñidos de amantes

y risas entre olas de espigas que extienden mares eternos.



La noche que nos ama discurre entre las sábanas que se hacen amplias

como ese mar de Salvador de Bahía.



Teresa Ramos Rabasa




sábado, 13 de mayo de 2017

SABE LA NOCHE I




“Yo he aprendido en la noche el silencio de

ser. El silencio de no ser no se aprende.

Pero los dos se nombran en la noche”.

Roberto Juarroz



Es difícil navegar por mundos posibles que no van a misa en domingo,

cuando las puertas de la casa no se cierran en la noche

y los limones de las horas muertas me han llevado a cruzar la frontera

y quisiera amamantar a los hijos que no tengo.



Cuando sé que te ríes de toda sombra y te alumbras de un deseo que te abrasa en mi

ausencia, vivo como extranjera, emigrada de tu piel y avanzo entre horas que se mueren

de hambre.



Si a pesar de todo, las tardes avanzan igual y las noches caen sobre mí como vino añejo

que celebra en mis caderas toda vida.

Confieso que me posee indiscreto un baile que nunca para y que danza tan solo

con los ácaros y mi sombra, en este universo cobarde de todo viento olvidado.



Cuando sé que sabes que soy tuya y que tengo sin quererlo vocación de mariposa,

y así con este cuerpo, sigo por seguir danzando, pongo la música

y pongo en mis labios las fresas.



Danzo hasta caer rendida, entre mares de ácaros ocupas que campean por la estancia.

Ellos me han visto ruborizarme al recordar, me han visto sentirme hermosa,

hacerme agua entre tus manos, sobrevenir a tanta ausencia de pétalos.

Ellos me miran de frente y yo, que jamás los veo,

ingenua y esperanzada, ante ellos sigo mostrándome.



Teresa Ramos Rabasa




viernes, 12 de mayo de 2017

GIRÁNDULA VIII




Quedan diez minutos para coger el autobús,

diez minutos para llegar a tu casa,

abalanzarme sobre ti,

para una lluvia de estrellas,

para que se estrelle un meteorito,

firmar un convenio,

para un disparo,

para la boda,

firmar el divorcio,

diez minutos

para subir al escenario,

para comprar, estrenar,

dejar de estar sola,

diez minutos para morir,

acabar una tesis,

empezar un prólogo,

para que nazca un niño,

escribir un poema,

para la migración de la mariposa,

completar la hora de tu sueño,

seguir respirando,

sentir el sol irisar esta noche.

Para subirme a un árbol,

diez minutos para saltar.



Teresa Ramos Rabasa



jueves, 11 de mayo de 2017

GIRÁNDULA VII





Tiempo de uvas que nace inesperado,

diccionario de razones que sienta cátedra sin pies,

catedral sin santos repleta de peregrinos ateos.



Alud de panteras que llega a la bahía, una peluquería

que solo peina maniquíes de plástico.

Un aula de enseñanza primaria repleta de niños autistas,

unos padres ausentes, un anciano que hoy pretende partir.



Muertos en accidentes en la carretera cada fin de semana

y una madre que no asiste al funeral porque se desvanece.

La región ardiendo y los hinchas encerrados en el salón,

cerradas las ventanas para que no llegue el olor a quemado,

para no sentir peligro, para no sentir.



No soy el ruido, aunque él me habita con la música interna

de mis vísceras, su maquinaria y el bombeo del órgano rojo

que me pulsa.



No soy el ritmo de un poema aunque me arranque del asiento

con sus sílabas en danza, no soy joven ni vieja, no soy tierra

y vivo en una casa de cartón.



No soy el ojo de dios, ni el vórtice de un huracán.

No soy tuya, ni siquiera de mi padre y de mi madre,

no soy tu hermana, ni tu mujer, tampoco soy tu musa.



No soy rubia, rusa, rabiosa, rimbombante, radiante, nórdica,

novia, nadie, nubia, no soy neandertal.

No soy tú, no soy yo, ni estúpida, ni ignorante, ni crisálida, ni razón.



No soy lo que buscas, ni quien lo busca, ni pensamiento, ni cuerpo.

Ni los pechos inasibles, el meteorito, el abismo, el hábito o el monje.

No soy el amor, la serpiente, la salvación, la savia.

Ni lo bueno o lo malo, la belleza o la fealdad.



Soy un oído que escucha sigiloso el sonido de tus pasos.

Soy materia que corre hacia un abismo de luz.

Acaso solo sea un poco de agua.



Teresa Ramos Rabasa



miércoles, 10 de mayo de 2017

GIRÁNDULA III






Me abrigo de tu invierno

hoy desmembrada de ti.

Me convertías insolente

en personaje de novela,

ocultabas a los otros que fui ayer

de manera inesperada y frágil

la nueva trama de tu vida.

Secreto para ti mismo.



Nieva sobre tu guion.

Miro a la nieve tras mi ventana

que sólo sabe caer e inundar

suave y húmeda, bella y fría.




Teresa Ramos Rabasa




martes, 9 de mayo de 2017

La memoria de las flores II





“Bajo el cristal las flores olvidan

que la luz del sol existe,

y cómo temblaban bajo el rocío”

K. Kavafis



La memoria busca ser borrada para ahuyentar el dolor de los cachorros

alejados de las calles y sus risas. Pequeños que expulsaron al frío

más helado del exilio, adolescentes que empuñaron fusiles,

niñas que supieron cantar y amar hasta morir.



¡GENTES!



Escucho un sonido

de mandíbulas que baten;

son niños que se mueren de frío en primavera.



Saben que la escuela es paraíso de otros niños.



Existen niños que llevan balas en la boca,

emiten vocablos que hieren.



Tan desatendidos:

los de matar, los de acabar muriendo.



Teresa Ramos Rabasa




lunes, 8 de mayo de 2017

La memoria de las flores I





“Aquel de los muertos

al que le permitas acercarse a la sangre

ése te dirá algo veraz”.

Homero





La memoria tiene lagunas, olvida caras, nombres

y algunos rostros de la infancia y su óxido.



Es de limbo uterino y azul de agua.



Tu memoria es desconocida para mí y las venas

que le irrigan.



Es un continente y sus lluvias. Habita en lugares

secretamente insidiosos, inconfesables. A veces le sale el sol

de media noche y regala flores al futuro.



La memoria también guarda olores, campos de heno y lluvia,

los veranos y sus frutas. El olvido de la calle del orfanato

y la luz del afán desesperado que se mece en el agua.



La memoria nos pertenece y grita el espanto del vacío,

se hace manantial en la tarde seca y de sueños de hambre,

llena las manos rotas en las cimas con sus flores.



La memoria clarea los caminos de pueblos sucios de traición,

recupera los huesos del tiempo por venir y sus argumentos.

La memoria no es roja, ni es azul, solea estirpes y libera.



Teresa Ramos Rabasa



domingo, 7 de mayo de 2017

Semana dedicada a Teresa Ramos Rabasa


















MALALA




Como un desafío

ante las leyes del viejo cascarón

Malala escribe su nombre

y la brújula temblequea en sus agujas

como un murciélago.


En el estanque de los equívocos

otras ovejas cumplen la norma

y descansan en su blanca luz.

El sacrificio se perpetúa.


Sobre el fondo oscuro de una pizarra

escribo mi nombre


M A L A L A


No me someteré a la dictadura de la efigie.


Crujir

o besar el tránsito del aire

bailar en destinos que desconozco.


Malala escribe su nombre.


¿Hacia dónde el impulso

en el manglar de las orugas?



Isabel Hualde





sábado, 6 de mayo de 2017

SILENCIO… SE RUEDA




Quién deseaba saber

si esa escultura perfecta

sobre la que descansaba el sol

era ella disfrazada de diosa de verano

o actriz secundaria

a punto de arrodillarse

para conseguir el papel principal

en la historia de su vida.



Silencio… se rueda.

Que nadie presione sus puntos débiles

que nadie dispare o descargue el flash

sobre las cicatrices

que nadie abra o cierre sus piernas

a la melancolía

mantendremos su carne fresca

hasta el próximo otoño.



Quién desea saber

si es propensa al suicidio o asesinato

si tiene sed o sueño

algún resquicio de orgullo

bajo su flamante jersey azul de cachemir.



Eso es dejémosla respirar

hasta que esa luna de nácar blanco…

oh el pecho ha estallado demasiado pronto

ensuciando la escena

mirad como se desangra y fluye.



Atención cámara.

Silencio… se rueda.




Isabel Hualde



viernes, 5 de mayo de 2017

LA VIDA SE ESCRIBE SOLA



No trates de hacerte la poeta

la vida se escribe sola

mientras vuelan los años

en abanicos de bambú

o brillos metalizados en arrozales.



La vida gruñe.



Y qué le vas a hacer.

Inevitablemente repasas

la biografía rota de los que amaste

archipiélagos

que acentúan

un exceso de noviembre en la nostalgia

cuelgas crespones sobre poemas

que ya no te sirven

porque un payaso tonto

se empeña en hacerte reír

despierta gorriones

en el origen de todos los pecados

y te aferras al calor del instante

como si ese fuera el ombligo

el último día del fin del mundo

en que respiras.




Isabel Hualde

jueves, 4 de mayo de 2017

EL FUROR DE LAS ESTACIONES




Lo que se sumerge regresa en estallidos.



Sé del escorpión que petrifica

el rumor del cerebro y de la sangre

sé de la palabra inoportuna que golpea

sé de los silencios

y sus íntimas y quebradas notas.



Embriagado señor

el corzo se agiganta

en el furor condensado

que precipitan las estaciones

yo le amo y me libero

y atravieso su ciudad.



Lo que se sumerge regresa en estallidos.



La serpiente se enrosca en nuestra casa

y remueve sus cimientos

buenas noches

es la hora en el instante

de los cuerpos cálidos

incorrecto y hermoso

como un cotidiano dios

hoy has entrado con la lluvia.




Isabel Hualde




miércoles, 3 de mayo de 2017

EN EL RINCÓN DONDE LA HORMIGA DUERME





La paz pierde

neutralidad en estrechos callejones

foros artificiales y antipoéticos.



En el rincón donde la hormiga

duerme

otra levanta su fusil

alguna explora paraísos

en paredes agrietadas

les chansons a la nuit crient à ma tête

en écrivant des chemins pleines des oiseaux.



En el rincón donde el hada duerme

otra aspira a la belleza

espigas plateadas como un triunfo

o hallazgo.

Tampoco es cierto

que todas las hormigas

sostengan su viudedad

entre la pólvora



al margen de cualquier beso

nebulosa o catástrofe circense

el hada escribe

por favor

sacadme de este dulce abandono.



Página tras página

yo busco el sistema solar en el exilio.




Isabel Hualde



martes, 2 de mayo de 2017

BULLDOG





Mañana nevará luz sobre los campos.


Y qué cerrar ventanas

en habitaciones sombrías

o apoyarse en el álgebra

o el delirio de las rosas.



El bulldog jadea

siembra inquietudes

sobre la noche mestiza

huye

Bianca

del espejismo

lejos de la orilla de los parques

donde se dibujan cristales rotos

no hacia el sur

en el sur crecen sombras

rasguñan y clavan alfileres

y silba obscenidades

un tren de filibusteros.



Cuánto cuesta de nuevo el primer latido …

la cuerda se ha tensado en la zona roja

y es preciso besar las piedras

o cincelarlas en hermosura.



Ya ves

en ruinosa descomposición

y le salen ramas.



Mañana nevará luz sobre los lagos.



Isabel Hualde



lunes, 1 de mayo de 2017

EN TRÁNSITO



Septiembre alguien enciende la radio

en una habitación

(hubo una llamada Paraíso)

es de noche

facturas cursos tu vida

todo empaquetado

el anverso malo de una escritura

¡toc-toc!

¿algún insomne solitario o sombra

en algún lugar

echando de menos a algo

o a alguien?

Un buen sueño

el mejor amante entrando

despacio despacio como un poema

ciudades estratos destellos y tú

extendida en cincuenta versiones

a punto de cerrar los ojos

que se derraman en vertical

y hasta mañana corazón.

Anoche hacía frío en el lago Ness

-gotas de sangre negra bajo la lluvia-

tiembla fría muchacha de blanco

mirando al cielo.




Isabel Hualde





domingo, 30 de abril de 2017

Semana dedicada a Isabel Hualde

















PALIURO



"la vida, te ofrece a sentir, escoger... a que te ofrezcas, te des, te ofrezcas... aceptar o te hace huerfana de ella, todo es opcional, los peces siguen estando en el río" -chrey-



En voz de filosofo.*

Arbusto sustitutivo de una alegría de váratelas.

Antesis y cima-antes y después de florecer

y ser flor.

A veces vómito, a veces pura excreción

en hojas y con grafito negro, es mi voz

fusionada en el líquido elemento de una nube

sin río

de un día sin sol

y todas las lunas sin noches

¡Arbusto! sin docenas de metros,

dique seco donde sumergirme sea

un tronco muerto.

Ébano ficticio de fuliginoso tinte,

talle que se pudre,

ebanista sin ventana, ni real palacio

siglos sin años

años sin mes ni semana,

seré…

la menos parecida al paliuro

y ni tan siquiera madera que sustituya

al muérdago,

ni batuta con prodigios, asistente

de un niño ingles**

Seré apenas una anécdota a solventar

en un átomo de tiempo.


*Aristóteles

**Harry Potter.




Carmen Hernández Rey



sábado, 29 de abril de 2017

PIEL DE MARIPOSA



"nació sin alas... su piel de besos repletos, herido de estrellas...

nació sin alas de besos y estrellas repleto" poética extremeña -chrey-


Beso encarnado en el polvo

de estrellas.

lienzo herido en la dúctil

luz,

ella, como ascuas en tu piel

y en tu sien,

a rémoras de tus alas,

queriendo ser corcel

pelo al viento por la verde pradera.

Naciste sin alas, llena de besos

de estrellas,

en este brumoso y estepario

mundo donde la gente

somos vulgares cromosomas

aburridos sin polvo de mariposas

ni estrellas.

Cuerpos imperfectos,

simulados a tu queja, mi bebita

con piel de cristal y sin las alas

de mariposas y cuerpo

de estrellas.



Carmen Hernández Rey



viernes, 28 de abril de 2017

SEXO





Pelo que te nombra

en ese azabache incoloro

de sexo...

Llena de tu mixtura

y luna... plena

salta como el gamo

de salto en salto

salta

el terciopelo

de mi madroñera.

Sexo

Hombro que huele

a tierra

a selva

a las cumbres de pinares

hombros para oler

desde tus azoteas

tu madreselva.

Sexo

Cuello tobogán de cisne

seda hilada en ruecas

olor azafrán

y roja pimienta...

Sexo

Pechos volcán de nenúfares

talismán del deseo

lugar para contar

los mil y un versos

de tu boca en mis aureolas.

Sexo

Vientre y cadera nostalgia

de mañanas día y lunas...

en la baja cumbre

del océano

en las costas

lisuras...

Sexo... sexo... sexo...

¿Quien dice que el sexo

es genital?

¿Quién renuncia a la estampa

entera...?



Carmen Hernández Rey



jueves, 27 de abril de 2017

AMINA ABDELRAHMAN -del CHAD-




Es paloma en jaula de adobe

con agua y paja…

De noche sueña con volar

como Juan Salvador Gaviota *

y a punto de lazar su vuelo

sobre aquella arena de sus ojos,

un llanto la despierta sin apenas

izar sus pies de la tierra…

Ya, despierta comprueba que

Richard Bach, tendría que escribir

otra novela que pudiese volar

con tres vidas inocentes

la suya y las Moustapha, Haroun

-sus hijos-

Amina vuelve a dormir,

ahora abrazada al pequeño

Haroun, él la coge tan fuerte

de su pequeño cuello

que cree desfallecer,

poco a poco quita sus manos

y respira lento para no despertarle…

Sin embargo ella no consigue

dormir,

una mano fuerte la volvió

a coger por su sexo…

la violó como cada noche

y entre lágrimas soñó

que era un pájaro con alas

de acero.

¡Imposible le era volar!

escapar y recorrer aquel viento

cálido donde no hubiera

manos de alambre y espino

y su rosa no volviera más a sangrar

de dolor y asco.



Carmen Hernández Rey





miércoles, 26 de abril de 2017

MAS-TURB-ACIÓN



" mis palabras -no nacen- para embutirlas en el cuello de cristal... ni el magma de un volcán las moldearían... ni el soplo más acertado y aguerrido podría dar el volumen para que ellas respirasen sin mí" poética extremeña -chrey-


Siempre creía que hacer poemas

era algo más

que turbar o dar acción

a las palabras…

Poner imaginación en las manos,

dejar volar a la vista,

dejar correr a los sentidos,

paladear el sexo de los diccionarios

siempre.

Pensé que masturbarse

-no era delito-

Claro que siempre hubo

manos que copian a los instintos

más básicos,

o que duplican antes que poner

en el asador del orgasmos

todo buen sentido

o sentimiento.

Es muy simple aquello

del un mensaje en cuello de…

cristal,

o pensar que un volcán

puede moldear a un poema

una mente

un latido

Quizás sea más fácil moldear

a una roca,

dentro del agua hacer

fuego,

que silenciar a mi palabra

de mí…

o de declinar la mas-turba-ción

en mis letras.



Carmen Hernández Rey




martes, 25 de abril de 2017

HACERNOS EL AMOR… Y




Para que el amor nos haga.

No, es preciso quitar nada;

desnudar nada,

abrir nada,

ocultar nada,

silenciar nada.

El amor nos hace

consentido en el sentir

y concebir,

en las manos preñadas de amor

en la noche desgarrando estrellas

al alba,

con caracolas rompiéndonos

en aguas,

en este amor que nos menstrua

este amor rumor de lunas

y palabras

en las algas marinas

costas que duermen corales.

Ellas, las palabras arrullarán

dedos, y sin quitar botón…

rasgarán el clímax de nuestras

almas,

dividirá miedos,

de tul novia coqueteará

con los dedos

descarnará los deseos

de nuestras alas,

volaremos en acordes,

alba, alba

alba.



Carmen Hernández Rey



lunes, 24 de abril de 2017

La Maleta





Vacíe a mi sien... La deje respirar y por unos segundo, desapareció todo... Incluso el afuera y el adentro, el vacío y la nada... Aquellas guerra, y sus metrallas en preguntas, todo quedó bajo una sopor y la niebla, aquella arena de mis ojos dejo paso dejaron paso a un coma ficticio e irracional, exhausta no supe que pasó más...

Cuando abrí los ojos, estaba dentro de una maleta, mi brazo era mi pierna, mi pierna mi cabeza, y esta iba por libre, separada rodaba volteada por la maleta como una pelota por raqueta en mesa.

Había una oscuridad sepulcral, mis ojos viajan por cada rincón buscando una resquicio que pusiera un poco de luz y respuesta a ese habitáculo ¿Por en el cual Sentía correr un fluido rojo y mis manos intentaban recoger aquel líquido espeso y cálido... ¿ Por qué intuía que era vital para mi existencia? ¿Que aquel olor era familiar? Mis dedos... ¿Dónde estaban mis dedos?

¡Ay! Dios, no encontraba mis manos, mis dedos... Yo quería probar aquel líquido... pero no encontraba a mis manos... Mis ojos buscaban y buscaban por aquel revoltijo de tripas... ¡Ya!

ya encontré a mis manos, hundí uno de mis dedos, cogí al dedo corazón y toque aquel líquido, cada vez menos templado, menos líquido y lo llevé a mi boca... Tenía un leve sabor dulce y salada... ¡Era sangre, mi sangre, tan mía, con tanto sabor a mí...!

¿Qué pasó, porque yo estaba desmembrada metida en una maleta? Que me hizo estar ahí, a trozos sin mí, sin ser yo... y siendo un equipaje de nadie?

Todos mis fragmentos comenzaron a sudar, y sudar... corría mi sudor al compás de aquella sangre que salía ya por todos los rincones de aquella maleta... Sabía que si no ponía remedios quedaría seca en décima de segundos, mis arterias se vaciaría sin remedio, y mi latido se apagaría como un generador sin corriente...

Desperté sudando... Al final aquella mujer metida en una maleta fue solo un sueño... ¿Un sueño?

¿Mi cuerpos en pedazos fueron parte de un sueño, o era la pura realidad?

Volví a sentir un miedo aterrador... la tormenta seguía con su machacona música, con sus luces de neón dando luz al momento más vacio, a la nada.

Ahora la maleta tenían otro sentido... mi vida era un fragmento de todas mis ilusiones, de cuanto me hubiese gustado ser o tener... Solo quedaba la esperanza de saber componer aquellos fragmentos y poner en orden aquella maleta.



Carmen Hernández Rey



domingo, 23 de abril de 2017

Semana dedicada a Carmen Hernández Rey




Cuando acabe el amor




Cuando el amor ya no baste

y tu voz rasgue el vacío.

Cuando la primavera acabe

y el invierno esté mas frío.

Cuando tu ausencia me abrase,

a pesar de estar conmigo,

tendré el valor de alejarme

y dejarte ser tu mismo.



Gloria Lacoma




sábado, 22 de abril de 2017

Hijos de La Madre Tierra




Ancianos olvidados

desechados por los de su sangre,

Niños que visten huesos

luciendo una sonrisa,

Adultos que olvidaron su niñez

acaparando espejismos.

Hombres y mujeres recomponiendo

pedazos de un corazón destrozado.

Sombras deambulando sin sentido.

Bajo el frío asfalto,

gimiendo está la madre Tierra.

Llora porque los hombres…

no encuentran su camino.



Gloria Lacoma



viernes, 21 de abril de 2017

Letargo





Mientras duermas

Intentaré ahuyentar el ruido

sofocar mi llanto, silenciar el viento.


Mientras duermas, calentaré la casa

me sentaré en mi sitio y seguiré escribiendo

aquellos versos míos.


Mientras duermas

continuaré soñando sueños, coloreando estrellas

y guardaré el tesoro, que cada una encierra.


Porque cuando despiertes de tu dulce letargo,

veré inundados tus ojos de gratitud infinita,

por haber cuidado de ti, cuando tu ya no podías.


Yo agradeceré tu gesto, con un beso sin palabras,

te robaré una sonrisa, te contaré mil historias

que inundarán nuestra alcoba de sueños y poesías.


Tu espíritu ya mas cercano, me acogerá sin reparos,

danzaremos hasta el alba, embriagados por tu música,

pasearemos descalzos por ese camino nuestro

hasta el riachuelo aquel, que con agrado nos mima.

Yo gozaré al contemplar que vuelves a ser la misma.



Gloria Lacoma



jueves, 20 de abril de 2017

Cuando te perdí



Al atardecer

fui a tu encuentro,

tan sólo las olas del mar

me acariciaron.

Te miré a los ojos...

ya no eran los míos,

se habían ahogado

bajo los hechizos

de aquellas sirenas...

de aquellos sonidos

que....en ocasiones,

llegaban hasta tu ser,

arrastrados por el viento,

desde las profundidades de un mar.....

que yo sentía enemigo.

Te dejaste llevar por la magia,

esa belleza aparente...

tan sólo un rumor ficticio.

Todo cuanto pretendían

era llevarte consigo,

a lugares tan remotos

que....ni siquiera

al rozarte la mano,

conseguí...que despertases

y te vinieses conmigo.



Gloria Lacoma



miércoles, 19 de abril de 2017

Gratitud



Canciones del alma que renacen,

serenándome dulcemente.

Sombras que se alejan despechadas

por haber creído ser mas poderosas.

Destellos de luz en el horizonte,

son las metas que ya no están desenfocadas.

Amor por la vida en cada instante,

gratitud por resurgir de cada prueba.

Anhelo por vivir intensamente.



Gloria Lacoma



martes, 18 de abril de 2017

Almas perdidas



Cuadernos desojados,

sentimientos por definir,

vericuetos extraños del alma

que no atina a descifrar el camino anhelado.


Cansancio de una vida

de apariencias, engaños

y corazones mutilados,

incapaces de dar y sentir amor.


Otoños sucediéndose

sin dar tregua, sin compasión.


Almas perdidas

en una jungla irreal

buscando un sendero

de luz y fragancia amables.


Almas conformándose

con una rama seca,

sin vislumbrar ese hermoso árbol

que tan cerca reposa,

anhelando ser descubierto

para ofrecer su intenso amor.


Las dos caras de la vida,

las dos caras del alma humana.


Dos caminos para elegir

el que nos conduce a la locura

a la desorientación,

o el que descubrimos

buceando en nuestro interior.

Un camino hacia la felicidad.




Gloria Lacoma



lunes, 17 de abril de 2017

Abraza la vida




Sé que tus miedos

vuelven a invadir tu pecho,

enhebrando esos recuerdos

que deseas olvidar.

Sé que acaricias la idea de ser feliz

con mano temblorosa.

Sé que lograrás tu propósito

abrazando la vida

a través de aquellos dulces ojos de bebé

que anhelantes, exploraban

todo lo nuevo que ella les ofrecía.



Gloria Lacoma



domingo, 16 de abril de 2017

Semana dedicada a Gloria Lacoma
















LOS PÁJAROS DE LA NOCHE



Los pájaros de la noche
vienen
con un enjambre que franquea las dunas del pasado
en el sobresalto
de unos cánticos bajo el agua.

Y vienen
con las rocas del exilio.



Frank Pereira,




sábado, 15 de abril de 2017

ENIGMA




Por esa noche de catorce mares de anchura, por el acoso de un pasado y sus ranuras de malva, son mucho los pasos al final del grito.

Al escurrir sus miradas con sus destellos oscuros y sus pedregales fervientes, los seres que nunca fueron, nunca serán.

Serán de un futuro con sus ventanas profundas, vestirán el misterio de infinitas lenguas en la humedad de un destino, cuando desaparezca la noche con la invención del silencio.

Solo en sus pasos se iniciará el sueño.




Frank Pereira




viernes, 14 de abril de 2017

HOY




Hoy
es el aniversario

de las voces
que corren por un crepúsculo
de colores desnudos.
.
Hoy
he trepado
los círculos rojizos de un desierto
con las arenas
recurrentes del azar.


Hoy
no habrá
ranura
en las paredes de un abismo,
con sus gritos
horadando el vacío.



Frank Pereira




jueves, 13 de abril de 2017

CONFINES




He recorrido
confines
que suscitan lejanías
hasta derramar la última gota de luna.

He recorrido los silbos circulares
con los fulgores de la lluvia,
que huyen hacia la noche como penumbra
hendida por el viento.

He recorrido...



Frank Pereira




miércoles, 12 de abril de 2017

LA REGIÓN FRONTERIZA DEL ESPÍRITU



En la región de las bayas
entre racimos fronterizos,
la raíz constelada de la niebla
naufraga
en el vientre del alba
y el olvido reclama la fuga de unos ojos,
en los peñascos trepidantes que divagan por la salpicadura de la intemperie.

Y en las regiones celestes
una ventana se llena de gritos al escurrir los confines en la orilla de la bruma.

En la esquina extraviada del espíritu con sus colinas tatuadas en el fondo de los espejismos.



Frank Pereira




martes, 11 de abril de 2017

ES INÚTIL CALLAR



Es inútil callar
cuando el verbo rueda insaciable
detrás de una huella lejana
que nada cambia los pasadizos tempranos.

Y los huecos azules
enredan voces
sobre los meandros de viento.

Es inútil
llegar al desván del silencio.

Es inútil callar...



Frank Pereira