lunes, 25 de enero de 2010

Te encontré




Te encontré una mañana
en mitad de mi vida:
era yo caminante y tú, camino
de viaje a la ilusión y al infinito.
Te encontré en mi mañana
y sonreías
y tus manos jugaban con el aire
como dulces palomas mensajeras
en busca del destino.
Yo sabía que tú eras
el viajero perdido y encontrado
y al ver tu juventud, estremecido,
quise llegar al fondo de tus ojos
para poder decir que te quedaras,
y fueras un instante de mí mismo.




Miguel Ángel Yusta



7 comentarios:

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Gracias por dedicarme estos bonitos espacios. Un abrazo enorme.

amor y libertad dijo...

ser uno mismo, también en el otro

Maria Varu dijo...

... fue ya un instante que dejó huella en el caminante
... fue un encuentro bello y emotivo

besos a los dos

irene dijo...

Yo a ti te encontré un día en este mundo mitad ficción y mitad realidad, la realidad fue más fuerte y desde ese día te considero mi amigo.
Me gustan todos tus versos, lo juro, aunque me repita, aunque siempre diga lo mismo, es así, para no cansarme escribiendo siempre las mismas sensaciones, voy a terminar por hacer un "corta y pega", nunca será una repetición, siempre será un sentimiento vivo y actual en el tiempo.
Besos para los dos.

Laura Gómez Recas dijo...

Miguel Ángel, muy machadiano tu encuentro con el destino.
Un beso,
Laura

ybris dijo...

Hay encuentros ¿verdad?
Gusta recordarlos.

Doberka dijo...

Bello y melancólico poema, M. Ángel.

Besos