sábado, 15 de mayo de 2010

Jugando, jugándosela





Como en un juego aceptas el envite.
Y no porque la vida sea un juego
sino porque te juegas mucho en ello.
No iremos de farol ni con engaño,
tendremos que aceptar las cartas que tenemos
y jugar con prudencia y sencillez
lo único que somos y tenemos.
Acaso sea más
de lo que muchas veces nos parece.



Ybris


8 comentarios:

irene dijo...

Aceptar las cartas, saberlas jugar, y no engañar ni engañarnos, sabios consejos, tal vez sea cierto que en ocasiones tenemos mucho más de lo que nos parece, intentaré verlo así para disfrutar jugando.
Un beso, Ybris, y feliz fin de semana.

Arya dijo...

Me salio el jocker... y....en fin.


Un abrazo querido Caballero y gracias siempre por pasar. :)

ybris dijo...

Los consejos son fáciles de dar. Claro que sí, Irene.
Ojalá fuéramos siempre capaces de cumplirlos antes de darlos.

Besos.

ybris dijo...

En el juego de la vida, Arya, hay muchas cartas que nos vienen dadas sin remedio.
Lo cierto es que hay quien sabe jugar aceptándolo sin desesperación.

Gracias a ti. Besos.

Maria Varu dijo...

aceptarse, sceptarnos
creo que esa es la mejor posición que uno puede adoptar al "jugar" en la vida, y no como signo de resignación sino... como bien dices de prudencia y de sencillez y añadiría que posiblemente de respeto y humildad, lo cual no nos limita sino que nos libera.

besos Ybris, besos Fernando

Simplemente Olimpia. dijo...

NO se trata de aceptar la cartas sino de admitir la fortuna, no?

NO hay fraude, el valor es remisible a lo jugado.

Olimpia.

Un beso perdido.

ybris dijo...

No es fácil, María. Aceptarse a veces es una huida.
A no ser que regresemos pronto renovados.

Besos.

ybris dijo...

Se trata, Olimpia, de jugársela sean cuales sean las cartas que nos tocan.

Besos.