miércoles, 12 de septiembre de 2012

AUTODEFINIDO





Tal vez porque me asusta romperme la armadura
y encontrarme desnuda con la ternura al aire,
porque duele, tal vez, nunca os digo
que me gusta sentirme pequeña, incluso débil,
cuando una mano amiga se posa en mi cabeza
y restaura mi paz y mi sonrisa.

No os confieso
porque soy vulnerable y me da miedo,
si ando en el caos y rozo la tristeza,
que me pueden herir quienes más amo.

Nunca os digo si me hace mucha falta
que me ordenéis el pelo y las ideas,
o me apartéis las nubes y el flequillo.

Y, sin embargo, sé que adivináis
(por más que me retoque el maquillaje),
un corazón sensible debajo del acero.




Blanca Langa


2 comentarios:

jonhancome dijo...

El acero no es transparente, ¡de momento¡

Saludo

Blanca Langa dijo...

Muy cierto, Jonhancome. Por eso el poema no habla de "ver" debajo del acero. Sino de "adivinar". Muchas gracias por comentarlo.
Gracias también a ti, Fernando, por publicar estos poemas.
Un saludo.