lunes, 30 de enero de 2017

Sumas



Sumábamos las horas de vacío,

los sueños incompletos,

los insomnios,

los besos apagados en los labios

con la oscura certeza de perdernos.


Sumábamos los tuyos con los míos

y el resultado nunca

daba el nuestro,

nos daba incertidumbre, miedo, dudas

como única razón para alejarnos.


Pasábamos las noches

entre sumas

y haciendo los balances más extraños

y nunca aparecía esa palabra

que cuadrara el montante de futuros.


Hoy, solo sumo ausencias,

desgarrones

y lágrimas vertidas entre líneas,

junto a la soledad que hoy me recuerda

que no siempre mi vida fue silencio.


Voy dejando de lado

ya las cuentas,

¿Con qué puedo sumar la mitad mía?

esta débil mitad que de mí, resta

no es sí no el subproducto del olvido.




Marcelino Sáez García