martes, 13 de abril de 2010

Crucería



Imán del arco,
templa la bóveda
con el silencio del verbo
dilatado en cada nervadura.
La piedra es de la carne
el aparejo que la extiende.
Tensión desplegada
hacia el reino de la nube…
orbitando en lo rotundo.


Laura Gómez Recas


8 comentarios:

JAUD dijo...

Es todo materia. "orbitando en lo rotundo.."me gustó. Besos, laura

ybris dijo...

Palabra hecha verso con la altura de una bóveda de catedral gótica.
Silencio íntimo que curva una palabra hasta hacerla apuntar a la distancia.
Queda dicho perfectamente:
"Tensión desplegada
hacia el reino de la nube…
orbitando en lo rotundo."

Besos.

Laura Gómez Recas dijo...

¡Gracias, Jaud! Materia... grandiosa.

Un abrazo,
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Ybris, me ha encantado tu lectura y la comprensión del paralelo que hago: nervadura-palabra. Crucería-poema.

Un abrazo, siempre.
Laura

Terly dijo...

Me encanta ese templo con arco de medio punto donde descansa la palabra y esa carne que se levanta convertida en muro y orbita en derredor de lo categórico.

También me ha gustado el comentario de Ybris

Un beso, Laura.

Laura Gómez Recas dijo...

Coincido contigo, Terly.
Gracias por acompañarme en esta excursión.

Un besazo.
Laura

marisa dijo...

Es preciosa esa arquitectura de la palabra laura...un abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

Quizás sea arquitectura, Marisa, lo que hacemos con las palabras, en una dimensión que nos trasciende como la crucería gótica de una catedral.

Un beso.
Laura