viernes, 22 de noviembre de 2013

HIDRA





En la casa de la rutina habita un ser de muchas cabezas:

ojos, orejas, bocas.



Con sus ojos te acostumbra a mirar

Y no ves

NADA, NADa, NAda, Nada, nada, nad, na, n, …



Con sus orejas te habitúa a oír

Y no escuchas

(____________________________________).



También tiene bocas la bestia rutinaria

para enseñarte a decir lo que el otro oye

cuando ya no ve ni escucha N a d a.



Estela Puyuelo