lunes, 6 de septiembre de 2010

Encantos que no te alcanzan




Encantos que no te alcanzan,
condenas irremisibles,
imperfecta perfección.
Y aunque insista, aunque me empeñe,
aunque tú no te des cuenta,
aunque quiera lo imposible
sabiendo que es lo mejor,
no cambiarás.
Y en esa perdición,
también yo pierdo.


Santiago Tena


4 comentarios:

ybris dijo...

Imperfecta perfección, Perder en una perdición.
Maravillas el oxímoron, la paradoja y la metáfora.
Cambiar no siempre es lo mejor.

Un abrazo.

Laura Gómez Recas dijo...

Seguramente, en la escala de Juan Ruíz de Torres, este poema tiene una oblicuidad elevada.
Cuando el poeta utiliza sus armas, la carga poética del texto pesa. Y es un placer ese peso sobre la retina del lector.

*completamente de acuerdo con Ybris.
Besos.
laura

santiago tena dijo...

es un poema de cuando empezaba

(gracias, laura, por el favor de la selección)

irene dijo...

Tenemos que aceptarnos como somos, con todas nuestras imperfectas perfecciones.
Un beso, poeta.