domingo, 2 de junio de 2013

No quiero calma



Vengan a mí

los reinos sin fronteras,

sin tierra,

sin rey.


Vengan los cantos

de sirenas,

las ninfas del bosque,

las ínsulas de Sancho.

Vengan a mí

los sueños

y sus soñadores.


Porque quiero seguir

siendo yo,

ese ser, este ser

que no halla la paz,

que galopa contra el viento,

que navega proa al tiempo.


Y no,

no quiero calma...

no aquella que conforma

mientras todo pasa

y nada cambia.


Venga a mí

la vida

que de camino

a la no vida

ya me lleva mi destino.


acróbata


 Tomás Soler Borja










2 comentarios:

Magda Robles dijo...

No se queda la calma junto a un alma que es torbellino... por fortuna.

Ts acróbata dijo...

A ratos, Magda.
Todo en la vida es a ratos.
Disfrutemos los buenos, superemos los menos buenos.

Aquí toca a su fin estos ocho ratos que debo de agradecerte a ti y por supuesto a Fernando. Ha sido un honor y un privilegio ver mis letras aquí, y sobre todo verlas apoyadas por todos aquellos que han tenido a bien leerlas y en algunos casos comentarlas.

De corazón, gracias.