viernes, 6 de junio de 2014

Cualquier día deberás rememorarme ...




Cualquier día deberás rememorarme

en infinito que rellena este concepto

como límite que tiende al infinito.



Cualquier día temblarás al recordarme

entre la espuma que emblanquece este precepto

y se aleja de la costa en su circuito.



Cualquier día volveré a transformarme

en el satélite que gira, en el proyecto

deseoso de tenerte en todo un mito.



Cualquier día volveré a transmudarme

en albañil que te edifica, un arquitecto

elevando tu estructura en monolito.



Javier Neveo