lunes, 16 de junio de 2014

LAS PERSONAS BLANDAS




“Mi madre decía:
a mí me gustan las personas rectas.”

JESÚS LIZANO



Cuando niña



mi padre me recordaba que debía ser dura

pues en este mundo no hay espacio

para las personas blandas



y se empeñó en demostrármelo

(mira que lo intentó)



pero lo cierto es

que me fascinan



las personas blandas;



porque el plomo del extremo de la vara

con la que se tiñó de cardenales

la epidermis de mi infancia

era dura



y los puños en el cráneo

(donde no pudieran dejar marca)



las palabras de repulsa que siguieron

en boca de distintos hombres

que, supuestamente, me amaban



y las miradas de desprecio

el orgullo

y la mentira



son duras

(muy duras);



porque también lo son



los tipos de interés

la prima de riesgo

el desempleo

los desahucios

y las pelotas de goma



y por mil razones más

me gustan



las personas blandas



con sus lágrimas blandas

donde el amor es blando

y la piel se esboza

en caricias blandas



pues blanda es la saliva

con la que lamemos heridas



y la ternura

el respeto

o el perdón



son blandos

(muy blandos);



y ante lo más evidente:



el deseo es blando



pues blando es el esperma

que inaugura afluentes

en mis cordilleras



cuando mis blandos muslos

abarcan en la noche


blandas esferas.



Beatrice Borgia