miércoles, 10 de diciembre de 2014

Comencé a olvidarte





Si extrañarte es el olvido, ayer comencé a olvidarte.



Hoy me empeñe en abandonarte

arranqué de mi piel tu aroma, de mis poros tu olor

ya no recuerdo que alguna vez te respiré.



Mañana borraré los días que en tus brazos me estremecí

los despertares donde eras mi primer sentir;

no cerraré los ojos para no mirarte.



Seré sorda a tu respiración,

insensible al recuerdo de tu temblor

... empecé a negarte, a tomar valor.



Renuncié con mis caderas a estrecharte;

entregué al mar mis besos

comencé a olvidarte, a abandonarte..



Si alguna vez nos cruzamos, no me saludes

porque no recordaré tu nombre

habré olvidado que fuiste mi hombre.



Aunque tenga deseos de ti,

prometo no recordar tu sabor

ni tu pecho pegado a mi corazón.



Induciré amnesia a mis sentidos,

lavaré tu sudor con otras caricias,

me entregaré a quien lo tenga bien merecido.



Pues tú: ni sufres, ni sientes

eres tan sólo un cuerpo congelado,

un nudo de miedos prefiriendo amar a su sombra

antes que arriesgarse a ser querido.



Te olvidé como persona,

quedarás como un invento de mi mente creadora,

un personaje que abandonó antes del estreno la obra.



Victoria Falcón Aguila