domingo, 21 de diciembre de 2014

Oí tu voz quizá...





Oí tu voz quizá, sin que me hablaras

Volviendo a caminar por mi memoria

Siendo una ensoñación, tan bella historia

Pero al abrir los ojos, tú ya no estabas.



Deshecho me quedé, por esa huída,

Del cuerpo inmaterial que yo tocaba

Si cuando acaricié, yo lo notaba

Y sin embargo tú, te diluías.



Y como puede haber tal paradoja

Que siendo tan real lo que vivía

Esa ensoñación, me sabe a mofa



Quizá no fue real, ni aún existía

Esa historia de amor que me sonroja

Pues antes de nacer, ya se moría.


Ángel Portolés