martes, 9 de diciembre de 2014

Mañana no




Mañana puede que sea demasiado tarde

para decir que te amo o tal vez,

para pedirme perdón.



Mañana puede que tu amor

ya no me sea indispensable

y tu regreso no espere más.



Entre hoy y mañana existe lejanía.



El tiempo como verdugo implacable,

congelará mi mirada que antes te acariciaba

y su marcha no detendrá.



La distancia cómplice sádica

convertida en blanco pañuelo,

mis lágrimas se encargará de enjugar.



Aparecerán arrugas en mi cara

y los recuerdos borrosos

se tornarán difíciles de capturar.



Quizá, una tarde dentro de muchos años

llegue tu nombre provocando leve sonrisa

pero ya no me dolerás.



Te juró que mañana puede ser muy tarde,

si hoy de mi, tú te vas.



Victoria Falcón Aguila