domingo, 23 de enero de 2011

Para mí no habrá octubres...




Para mí no habrá octubres con su luz de oro y cobre,
ni habrá crueles abriles, ni noviembres de bruma.

Se apagará mi sombra, se morirán mis muertos,
se quebrarán mis juncos.
Se borrará mi nombre de todas las memorias.

Y tenderé mi alma en un balcón de invierno,
y lloraré mi llanto hasta quedarme seca.

Para mí no habrá octubres, ni abriles, ni noviembres...
No quedan calendarios que soporten mi pena.

La pena de los meses, por siempre inacabados,
que, por más que me empeñe, ya no habré de vivir.


Marisa de la Peña


2 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

... esa crueldad del mes de abril...

Marisa...

siempreconhistorias dijo...

Llego al cierre, Marisa, como se me ha hecho hábito en los últimos tiempos. A tiempo, espero, para aplaudirte desde las más íntima admiración. Hay que ser poeta para escribir la muerte de los muertos.
Gracias por ser,

Izaskun