martes, 14 de enero de 2014

Cuándo llega la tormenta





Cuándo llega la tormenta

hasta la angustia,

un terremoto fiero hasta la boca,

la furia y la desobediencia

como un pacto

en un abrazo extremo.

Camino y todo apesta,

permanece la desolación.

Sólo tus ojos tristes

que no se rinden nunca

buscando pájaros y sueños

donde sembrar de nuevo el día

y su sonrisa abierta y llena

como un banquete inesperado

con una silla y mesa

para todos.



Domingo Acosta Felipe