lunes, 13 de enero de 2014

Ningún poema




Ningún poema deja su nombre escrito sobre un labio.

Sólo el vacío inmenso y el derrumbe sin tus ojos

de esa boca abierta sin raíces

mientras sus letras vuelan y se acaban

con la tristeza de un punto.



Afortunadamente llegas,

la vida viene a visitarnos.



Domingo Acosta Felipe