jueves, 28 de junio de 2012

Ciudad de octubre



“Este París, donde me muevo como una hoja seca”
(Julio Cortázar)



Llegar a casa cuando todavía la noche
acampa en las aceras
y llenarse de ciudad los pulmones
en ese preciso instante matinal
que precede a la locura.

Ser un gato, en la oscuridad,
o tranvía que camina por raíles desnudos.
Ser la sombra todavía no proyectada, en un túnel,
la soledad férrea
pero habitada.

Salir de casa cuando es de noche
buscando viejos senderos
borrados a la luz del sol;
ser hoja seca, remontarse
y entregarse al vaivén
del viajante sin rumbo.

Octubre ha llegado
como un día que no amanece.



Marcos Callau


2 comentarios:

Clementine dijo...

Qué precisa descripción... Me encanta, Marcos, y cuánto transmites en estos versos.

Laura Caro dijo...

El final es una maravilla.

Un abrazo.