jueves, 10 de abril de 2014

Atacama






atacama ...

nadie sabe nada

nadie sabe luna dónde por tus costillas o

nadie sabe cuán peligroso puede ser un heliodóptero

a las tres de la mañana

en una jaula deteriorada y sucia

nadie te vio manteniendo en la punta de la nariz un libro

que estaba garabateado con onzas de azufre

solo por detenerme cuatro segundos antes de tiempo

un párpado sobre tus ojos nadie sabe nada

nadie conoce a través de un lente protolineal qué

parte sonora de esta cajita que llevo en la espalda me

suena cuando es martes de tarde y siete

juncos te separan de mis uñas

nadie sabe dónde demonios dejaremos las manos

mientras vos caminás desnuda hasta la

cocina y yo te sigo de intenciones

de membranas y de vértebras/








León Peredo