viernes, 11 de abril de 2014

Dabadabadú






dabadabadú ...

tengo que dejar el yo

tenés que dejar el vos

el gran problema con los pronombres

es que rajan un individualismo descollante

tendríamos que rayar siempre un nosotros

a riesgo de que no se nos tome en serio

por ejemplo: nosotros quiero tomar mate

siempre siempre un nosotros

por ejemplo: nosotros te llamé por teléfono

pero no estabas a dónde fuiste sin mí

por ejemplo: nosotros te amo

por ejemplo: nosotros leo asiduamente poesía

abolir el yo

el super yo

el macroyo

el microyo

prohibirlo bajo amenaza de decapitación peniana

o ceseción pezoniana (según el sexo árido del yo)

destrozar con una tenaza paraguaya

ese

pronombre singular

de la primera persona gramatical

que nos hace tan dramatical el oficio de

abrir los ojos a la vida y ser no un triste yo

que anda mirándose los zapatos sino un nosotros

nosotros agua de leche

nosotros las construcciones de razón

nosotros en tiempos de paz

nosotros dabadabadú

nosotros su cuerpo desnudo y las paredes

un tren una pitonisa las últimas hojas del whisky

yo hecho caballo mecánico

macronosotros es la hora de invadir el Monasterio/



León Peredo