jueves, 3 de abril de 2014

LA GOTA






(Nada queda en la mano cuando intentas

retener sobre el hueco de la palma

un poco de su ambigua transparencia.

Remolino de un prisma de cristales,

biselado trasluz –danzan estrellas-.

Solo el viento susurra en este espacio,

Que hay un temblor de invierno

en la mirada.)



La gota de agua pura

condensa la mirada del viajero.

Una perfecta esfera,

aunque a veces adopte la forma de una lágrima,

contiene reflejado el Universo.

Atravesó los mares para encontrarla allí,

prendida de la rama acristalada,

en un translúcido confín lejano

cercado por espejos…

El hielo, el cielo, todo confundido,

frente al aire desnudo. Transparente y secreta,

se filtra por la luz de la ladera

temblando sobre el tiempo de los árboles;

como un extraño anhelo de belleza y misterio.

En su clara inocencia desasida,

una gota de agua, cristalina y fugaz,

tan luminosa, colma la travesía

de la sed de un deseo.




Efi Cubero