jueves, 8 de diciembre de 2016

Puedes ser lo que quieras




Un árbol se puede convertir en bosque
y tú en un lobo que departe con la luna.

Sentirte así, forastero en ninguna parte,
huésped de honor en cualquier hogar ajeno
es como nacer mil veces al día.

Es caer de rodillas para admirar una flor.

Escalar una cumbre para rozar apenas la nube azul.

Apreciar que es dulce la tierra.

Es inclinar la cabeza para ver tu reflejo en el agua,
alcanzar la fruta madura para aplacar la sed.

Respirar poesía y chapotear en el fango
en la nieve
en un corazón que te abre la puerta.

No insisto. Puedes ser el lobo del bosque, la luna,
la flor, la tierra misma.



Amparo Paniagua