jueves, 20 de abril de 2017

Cuando te perdí



Al atardecer

fui a tu encuentro,

tan sólo las olas del mar

me acariciaron.

Te miré a los ojos...

ya no eran los míos,

se habían ahogado

bajo los hechizos

de aquellas sirenas...

de aquellos sonidos

que....en ocasiones,

llegaban hasta tu ser,

arrastrados por el viento,

desde las profundidades de un mar.....

que yo sentía enemigo.

Te dejaste llevar por la magia,

esa belleza aparente...

tan sólo un rumor ficticio.

Todo cuanto pretendían

era llevarte consigo,

a lugares tan remotos

que....ni siquiera

al rozarte la mano,

conseguí...que despertases

y te vinieses conmigo.



Gloria Lacoma



3 comentarios:

Ana Isabel Rodríguez Giménez dijo...

Jolín que manera de escribir. Pelicos de punta! Precioso

Marga Rita dijo...

Morfeo o Yama,dulces echizos.
Este poema me ha cautivado... Felicitaciones Gloria

Unknown dijo...

Hermoso como todo lo que escribes. Un abrazo y bendiciones.