lunes, 11 de julio de 2011

CENICIENTA







Agradecimiento a Salustiano Masó




Desde sus brotes la lanzaron al vacío
sin tiempo para el juego y para el beso.

Lavando en el arroyo, enaguas de las otras
se cortó con una piedra transparente:

era un zapato de cristal hecho pedazos
y un beso de príncipe, quebrado en la puntera.




Ángeles Fernangómez





3 comentarios:

ANTONIO PEREZ dijo...

Hace poco estuve disfrutando con Salustiano en Alcalá. Es posible que alguien como tu le haya podido enseñar ya "cómo es un árbol"... se que esos seis versos tuyos habrán conmovido su patio espiritual.
Genial.
Lolo Rovira.

Laura Gómez Recas dijo...

Me ha alegrado encontrar aquí esta cenicienta porque es uno de los poemas que más me conmueven de Ángeles.

Besos.
Laura

Ángeles Fernangómez dijo...

Gracias, gracias. Doy el agradecimiento porque el poema surgió a raíz de un verso de Salustiano Masó, que está en el poema (generalmente en cursiva, aunque los blogs lo cambian). Es el de "sin tiempo para el juego y para el beso" (ese verso es suyo).
Abrazos