viernes, 22 de enero de 2016

MONCÓFAR



Se me ha enfrentado el mar

en su versión de noviembre.

La mejor: nadie lo viola,

vuelve a ser dulce. Las naves

respetan su espacio, aparcan

al fondo.

Unas olas casi perfectas.

Dejadme descansar.


Julio del Pino