miércoles, 28 de septiembre de 2016

DÁDIVAS DE LA VIDA




Dádivas de la vida,

fugaz pasión

de sucesos felices

y frustración



El pasar de las horas

no se detiene;

sólo mata la última,

todas te hieren.



Tú llegarás también

a los ocasos

del tiempo que no cesa

de madurarnos.



Te permite el camino

seguir, andar,

celebrando momentos

que se te dan.



Al ágape celeste

suenan llamadas,

a la consumación

de noche en alba.


Emilio Serrano