sábado, 8 de febrero de 2014

Indomable (I)





El alma se libera de vacíos cuando te acercas

No existió infancia

ni legado

Me fue negado el recorrido

y yo, que no suelo acatar órdenes

me salté mi norma

Hay tantos recuerdos

carentes de paisajes

que pensé

que tal vez vos

puedas encender una cerilla

en medio de la noche

Te propongo un trato a lo Benedetti

Déjame contar contigo

asirme a tu lomo indomable

sentir tu galopar sereno entre mis piernas

que el destino sea lo de menos

si tu boca me habla

si tu lengua me cuenta

que pasaba en las casas en mitad de la noche

qué llovía en ese océano de falsa calma

Dime que puedo contar con vos

para mostrarme la vida

que se me escapó de las manos

cuando mis pies me pusieron a salvo

Te espero latiendo, llena de hojas en blanco.



Tania Evans