domingo, 2 de febrero de 2014

Los martes




Te dejas caer (de paso) sobre mi cuerpo,

generalmente los martes,

cuando nos encontramos por algún escenario

o en cualquier esquina.

Hasta pareciera que te alegra verme

y yo me dejo engañar porque te quiero.


Deberíamos dejar de coincidir,

para empezar a concertarnos.

No comprendes amor mío lo insoportable,

que me resultan los miércoles.



Dolors Lluy