domingo, 5 de octubre de 2014

UNA PEQUEÑA Y TRISTE HISTORIA




En la habitación de un hotel

de las afueras,

en silencio,

sobre la cama

cada vez más fría, más ajena,

dos amantes

–para evitar mirarse– miran

al techo.

Les ha pasado lo peor, y lo saben:

no les ha pasado nada

nuevo.




Karmelo Iribarren