miércoles, 18 de febrero de 2015

De pronto aunque duela...




De pronto aunque duela

y nadie escuche

los límites de estas horas

le hablo a mis duelos

al río desvelado de la historia

a los ojos

que se cansan de habitar

esta desembocadura

de tiempo en rebeldía.

De pronto aunque duela

el silencio (invisible)

no sangra pero huele a herida.


Cecilia Ortiz