miércoles, 11 de febrero de 2015

EL RELOJ




El tiempo se desliza arena abajo y

sin embargo, a veces,

pareciera detenerse entre los dedos.

Arrastro conmigo las agujas, manecillas de indolencia.

La vida se atenúa

como hertzio que marca el diapasón.


Marta Domínguez Alonso