miércoles, 4 de febrero de 2015

Nos queda diciembre...





Nos queda diciembre para restar del año los días que no te tuve.

He aprendido a mirar el mar en silencio,

con la pausa de la espuma callada y humilde,

robando a mi memoria las anárquicas ondas, como hace el viento.

Entender o morir, el cojín de niebla matinal sobre el que apoyo mi cabeza,

fresco de tus mareas y mi suerte.

Nos queda diciembre y sus epílogos finales, conclusos de sangre y palabras.


Esther Ruiz Vázquez