jueves, 26 de febrero de 2015

DESPUNTA LA MAÑANA



Amanece, tan simplemente como eso
como ya ha ocurrido tantas otras veces
y como se ha llorado por esto o por aquello
o como otras tantas veces, nos hemos secado.

Como nos hemos estrujado millones de veces
hasta darnos vuelta y que nos llueva por dentro
o hasta que ya no nos queda nada
ni el amanecer, ni las lágrimas, ni los recuerdos.

Tan así amanece... como si nada, por nada;
solo y simplemente inevitable. Pero amanece.
Sea ya en un ojo gris o en otro verde azulado
solo nos amanece y ya, y despunta la mañana.




Andrés Camacho