viernes, 6 de febrero de 2015

Me vigila el insomnio




Me vigila el insomnio,

hay tanta mentira en los páramos de la noche...

No vendo poesía, me dijiste una tarde,

te saltó todo a los labios en esas comisuras insuficientes,

allí donde tú no eras tú.

Tu gran obra de espectros y sombras,

engañada también venía a besarte.

Respira de mí el dolor de estas venas rotas,

mi edad, mi nombre, todo perdido en mí,

todo perdido de mí.


Esther Ruiz Vázquez