jueves, 5 de febrero de 2015

Yo quería un mundo lleno de simplezas



Yo quería un mundo lleno de simplezas.

El olor a maderas,

un pie libre,

la distancia lisa,

el agua quieta,

el labio en el aire,

la risa sin vértigo,

óleos de palabras vivas.

Yo quería eso,

el simple gesto de amarse.



Esther Ruiz Vázquez