domingo, 8 de febrero de 2015

Tengo un puñado de venas



Tengo un puñado de venas,

unas ganas inmensas

y un cómodo sofá para esperarte.

De ti depende,

hundirnos en las raíces

con el egoísmo de los árboles

o morir esperando en la pena inútil.


Esther Ruiz Vázquez