jueves, 7 de mayo de 2015

Brisa, huracán o viento



Brisa, huracán o viento.
Qué más da cómo le llames
si la intensidad con que llega,
siempre te deja sin aliento.
Espada afilada llena de miedos,
con el deseo en la punta de la lengua
y el terror de hacernos presos
de alguien que con sólo una sonrisa,
nos lleve al mismo cielo.
Caer en su trampa,
resucitar de los infiernos,
para luego no saber
si quiere olvidarnos.
¿Tenemos que ser mejores,
medir unos centímetros,
el pelo lacio,
rubio o moreno?
No, tenemos que ser nosotros
y quien nos quiera
que lo haga por lo que somos,
así seamos
brisa, huracán o viento.


Marta Aubá Salvadó