miércoles, 20 de mayo de 2015

Las matemáticas del amor



Siento una intromisión indisciplinada,
creo que entendí, que el rosa de mis entrañas
perdura,
adelante de mí, es continuo y linear

Mientras yo,

entre la espiral de mis palabras
pintadas de azul,
con una cola larga de cometa
que deja trazos de rosa para los ojos
que buscan,

Trasciende desde mi ombligo
este,
mi amor inagotable, acelerado
aumentando mas allá de mis manos

Siempre hay un ojo,
que me devuelve la mirada, que entiende
la historia del número pi, como cifra del amor
que mira atrás
sabiendo un poco de mi,

erosionada en la arena
mi mirada en lo alto
intentando alcanzar la cola de mi amor
sobre el horizonte, uniendo puntos

y crece en línea al sentirlo
se dobla en cantidad
y yo abajo de la espiral
atraída a la relatividad de mi caída.


María Teresa Lander