martes, 29 de septiembre de 2015

Cuéntame un mito, mami




Escucha, niña, atenta,

que tu demanda atiendo,

con la bonita historia

que ahora te cuento:

“Era un mar de caracolas

con otras playas y con otras olas,

donde cantan los marinos,

y los escuchan sirenas.

Cuentan que también cantaban

las espumas de las olas

unos mitos increíbles

imposibles en amores,

metamorfosis de estrellas...”

La miro entonces y veo

que se ha dormido contenta

soñando en esos finales

de relatos inconclusos

que cada noche su madre

para ella feliz inventa.


Charo Guarino