viernes, 11 de septiembre de 2015

UNA BUENA COSA





Es una buena cosa saber que existes

y meterme en la cama con tu nombre en los labios.

Es una buena cosa decirte que te quiero

antes de que me abrace la noche y su espejismo.

Es una buena cosa al despertar

sentir cómo me invade el ansia de tenerte.

Es una buena cosa que mi cuerpo

vuelva a vibrar tan solo con pensarte.

Es una buena cosa volverme otra vez niña

y esta sonrisa boba que veo en el espejo.

Es una buena cosa depositar en ti

tantísima ternura que me sobra.

Es una buena cosa enamorarse.


Ana Montojo