martes, 22 de septiembre de 2015

ENCANTADA



La casa está encantada y juraría

que tú también lo estás. Existen

vibraciones que lo demuestran,

hay cristales por todas partes,

se ha abierto esa ventana

de repente. Lo fácil

sería regresar a la cocina

y hacerlo encima de la mesa

como siempre, negando

a los propios fantasmas, señalando

que sus apariciones y tus juegos

terminaron.


Sebas Puente