lunes, 30 de mayo de 2016

Aquiescencia febril



Esta fiebre de semillas

que me brota del barro sumergido,

este cáliz oxidado del que bebo

el veneno que empalaga sueños,

este fuego que me arde sin llama

si camino sobre tus alas

vibrando el alma en las alturas

en tiempos sin red ni conciencia

sobre la tregua del crepúsculo

ilusión entumecida que a duras penas

se mantiene en su lugar al despuntar el día

y de nuevo te me niegas

tras el febril asedio de la noche

y en mi aquiescencia me revelo ante ti

como reflejo de luz otorgada

en el espejo de tu entraña.



Amparo Andrés Machí