viernes, 27 de mayo de 2016

SILENCIOS OLVIDADOS



Mi sudor brotó sobre mi pecho, como sangre negra vadeando en la tempestad del golpe y el dolor…
Y fue el sueño el que inundó mi alma con corazones de piedra sobre el griterío feroz de lo halcones.


Yolanda López