miércoles, 4 de mayo de 2016

UNA NOCHE





Esta noche

he dejado la puerta entreabierta

por si decides cruzar

la frontera de mis ojos

y jugártelo todo a una carta,

por si quieres probarte

mis labios en tu piel,

mi voz en tus oídos,

tu deseo en mi cuerpo,

tus versos en mi boca,

la música y mi baile,

tu risa y la mía sonando a la vez.

No hay trucos, ni hechizos,

noche de piel y pies en el suelo,

puedes atarme a la cama

si suspiro demasiado

o si me ves alzando el vuelo,

que no te necesito

ni quiero empezar a hacerlo.

Esta noche,

sólo ésta,

podrías dejarnos ser.

Una

sola

vez.


María Guivernau