lunes, 29 de abril de 2013

De la musa, a un poeta



 Desnuda de carne.
Sin piel me dejas.
Disueltos los huesos en tinta.
Alma de letras.

Insolente explorador eres
de mis verdades bajo llave
y mis mentiras a luz velada.
Al azar,
en versos me desgranas,
y te adentras descarado
en este aire que me respira.

Cómplice ausente
de este vil asesinato.
me arrastras a la vida...


Magda Robles

2 comentarios:

Ts acróbata dijo...

Hermoso poema.

Creo que cuanto más leo a Magda, más y más me gusta.

Abrazos a pares.

Magda Robles dijo...

Qué decir de ti, en cuyas letras me refugio. Gracias, un abrazo.