miércoles, 3 de abril de 2013

Maldiciones






Malditos sean todos los miedos

adheridos a mi piel

y mi sonrisa de Gioconda

despojada de su risa.



Malditos los versos dibujados

en lunas de papel

y los rescoldos de una hoguera

condenada a ser ceniza.



Maldito también el viento

que conspira contra los sueños,

y las distancias que distancian

el amor de la memoria.



Malditas las sentencias de martillo

que golpean en la sien

y te arrojan al mundo de las sombras.



Maldita muerte que no muere

empeñada en sobrevivir

de entre todas las ruinas.



Malditos los naufragios

que ahogan todos los destinos

y te dejan naufragando a la deriva

en un mar sin horizonte y sin orillas.



Carmen Jiménez Díaz

4 comentarios:

©Laura Caro dijo...

Pues sí.
Malditos sean ellos y bendita tú.
Un abrazo GIGANTE.

carmen jiménez dijo...

Laura amiga: Las personas como tú, me reconcilian con la vida. Gracias por tus palabras.
¡Qué ganas de darte ese abrazo gigante en vivo y en directo!

astaghfirullah dijo...

benditos sean tus versos, amalgama de sentimientos.

carmen jiménez dijo...

Y bendita la poesía que nos permite conjurar esas maldiciones que nos roban la alegría.
¡Qué bueno ver juntos a dos amigos entre mis letras! Gracias a los dos una vez más.