domingo, 7 de abril de 2013

Rehén







No recuerdo ya el mes ni el año

-siempre es ayer-

Cuando la muerte derribó

la puerta de mi casa de un portazo.

Ni siquiera tuvo la decencia

de apretar el gatillo y matarme de un disparo.



Me hizo su rehén

me robó el cielo de los ojos,

los besos de los labios,

las caricias de la piel.



Llenó mi boca de silencios

me ató las manos a la espalda

cortó mis alas de un tajo,

y ancló al suelo mis pies.



Atrás quedaron los paseos por la luna

la luz naranja del amanecer,

las risas cómplices de madrugada

y los sueños que soñé una vez.



Se hizo la dueña de todo cuanto amaba.

Me privó del llanto

licuó mi sangre hasta convertirla en agua,

confiscó mis deseos más recónditos,

y me negó hasta el derecho

a morirme del todo.



Carmen Jiménez Díaz




1 comentario:

Miguel Angel dijo...

Intesas palabras sometidas al recuerdo de lo que pleno fue y ya no. Bella y dura la memoria.
Un saludo.