viernes, 31 de mayo de 2013

Solo eso




Unos labios sin destino,

los tuyos...

que como amantes de la mano

bajo la lluvia mansa de París

paseen completamente empapados

por los Campos Elíseos de mi cuerpo.



Unos dedos trémulos,

los tuyos…

que como nazarenos por Sevilla

en noches de pasión

procesionen cargados de fe

por el dédalo de callejuelas

que es el casco antiguo de mi piel.



Unos ojos de bosque,

los tuyos…

que colmados de dulces otoños

como la misma miel

guarden apresadas todas mis miradas

en el ámbar de sus pupilas.



No es tanto lo que escribo

apenas todo lo conocido.

Todo lo tuyo,

toda tú.

Solo eso.


Tomás Soler Borja


3 comentarios:

Indra dijo...

He releido varias veces todo pero cuando nombras sus ojos...ufff, que belleza Tomás!

Bs

Magda Robles dijo...

Sembrar el alma con los versos que otro cuerpo, que otra esencia inspira... qué bella forma de inmortalidad...

Ts acróbata dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, amigas.

Besos a pares.