viernes, 11 de julio de 2014

ALGO DE BELLEZA




Resplandece entonces,
como lápida de mármol
que emergiera de repente
en el espeso bosque.
Sale de su cueva
y se filtra por las aguas
contaminadas.
Ella resiste la batalla
del hombre
aniquilador.
La mujer no se lamenta,
asciende y con paso firme
busca su transparencia.
Estratos donde precipitarse,
algo de belleza
en algún lugar.
Unas partículas
que colmen el milagro
de la vida.
Y sabiéndose
dueña de su vértice,
aterriza con mano suave,
tantea su pétalo carnoso y
suspira aliviada.


Meri Pas Blanquer


3 comentarios:

elena clásica dijo...

Es uno de los poemas que más me apasionan del libro "Eróticos desvaríos". La de veces que lo habré leído y siempre encuentro un nuevo matiz que me sorprende.

Maravillosa la poesía de Meri.

Carla Tormenta dijo...

Difícil enconrar la belleza cuando todo a nuestro alrededor se desmorona. Meri y su poema supieron el camino.

Maravilloso.

Carla Paradise dijo...

Las mujeres tenemos que acudir a menudo a sanarnos a través de nuestra propia esencia..
Maravilloso poema realizado con delicioso gusto linguístico.